Curso Coaching Profesional Zaragoza

¿Quieres dar tu mejor versión?

Te escribo para compartir contigo una buenísima noticia. Voy a dar una conferencia-taller en Zaragoza, en Piquer. El motivo es que el curso de Coaching Profesional que llevo varios años impartiendo en Zaragoza, con un notable éxito en la satisfacción de los alumnos que lo han hecho y con el sello de Programa Formativo Certificado por la Asociación Española de Coaching (ASESCO), lo voy a ofrecer de nuevo con una gran empresa de Zaragoza, Piquer Grupo.

Si quieres formarte como coach, para ayudar a otros en su desarrollo profesional o personal, o quieres dar tu mejor versión, si eliges el programa Experto en Coaching Profesional que dirijo en Zaragoza, te formarás con los mejores. No te defraudara.

Creo firmemente que es un programa de enorme calidad, tanto por el contenido del programa, los aspectos que aborda, el conocimiento con el que salen los alumnos, la calidad de las prácticas, etc. Es un programa que aúna conocimientos técnicos, con prácticas, muchas prácticas. Así y sólo así, se puede aprender a hacer buen Coaching.

Sin ninguna duda, lo que mayor calidad da a este programa son sus profesores, verdaderos profesionales del Coaching, que realmente ejercen y viven de esta profesión y que no hablan de teoría, sino de lo que ellos experimentan día a día con sus clientes. Me siento sumamente orgullosa de los profesionales con los que cuento, porque, sobre todo, son de una excelente calidad humana. Sara Ferreras, Leonardo Ravier, Miriam Bieger y Pedro Zuazo, darán su experiencia profesional para que tú te formes bien.

Esto hace que los alumnos salgan con unos sólidos conocimientos en las competencias del Coaching y salen sabiendo ejercer esta profesión (algo que, lamentablemente, no todos los programas consiguen). Pero es que, además, salen con un gran crecimiento personal interior, que luego repercute, sin duda, en un mayor desarrollo profesional y de relaciones con los demás en todos los ámbitos. La satisfacción de los alumnos y los testimonios que dan allá donde les preguntan, dan fe de que es un programa que realmente les ha generado cambios deseados en sus vidas y les ha impactado positivamente.

Curso Coaching. Aquí aprenderás Coaching de verdad, No Directivo, de Calidad

¿A quién podría interesar?

+ primero a personas que quieran formase como coaches, para trabajar en la profesión del Coaching

+ a profesionales que ocupen puestos de responsabilidad en sus empresas y quieran adquirir habilidades del Coach, para lograr el incremento del rendimiento de los directivos, mejorar su liderazgo, gestión del cambio, la gestión del equipo, mejorar la comunicación y retener el talento en la empresa.

+ personas que quieran crecimiento personal, para mejorar sus relaciones profesionales y personales y lograr dar lo mejor de sí mismos, dando su mejor versión.

Este programa ayuda a que la persona integre toda una serie de aprendizajes. Estos hacen que, sin duda, se generen cambios en su interior y que se posicione desde un lugar nuevo.

Si te llama la atención, escríbeme: elidapenalver@yahoo.com o llámame al 653 21 69 34
O llama a Piquer: 976 35 30 86

“Ser lo que somos y llegar a ser aquella persona que somos capaces de ser, es la verdadera meta de nuestra vida”. R. Louis Stevenson.

Quiero pedirte un favor: envíalo a tus contactos. Si conoces a alguien que esté interesado en un curso de Coaching. O si crees que este curso podría interesar a alguno de tus contactos, te invito a que les reenvíes esto. ¡¡Este curso puede ser la oportunidad que esa persona está esperando!!

El próximo día Jueves 23 de Febrero daré una conferencia-taller gratuita en las instalaciones de Piquer. Te espero allí y me encantará saludarte

Muchas gracias por tu apoyo, un beso enorme.

Curso Coaching Piquer Zaragoza

Experto Coaching Profesional en Piquer, Zaragoza

 

 

Facebook Comments
0

Trabajar las Creencias

Trabajar las creencias

“Mil cortes en las hojas del árbol del mal, equivalen a uno solo en las raíces” (Thoreau)

A veces intentamos mejorar en nuestra vida cortando hojas de nuestros comportamientos, de nuestra conducta, de nuestro entorno, de nuestras capacidades… y vemos que avanzamos despacio, muy despacio. Queremos mejorar nuestra actitud. Y somos conscientes de que vamos lentos, muy lentos.

Sólo cuando trabajamos con la raíz de nuestro árbol, cuando trabajamos con los pensamientos y las creencias de los que surgen nuestra actitud y nuestra conducta… sólo entonces conseguimos cambios rápidos y, lo que es más importante, duraderos.

El problema es que nuestros pensamientos los interpretamos como “la verdad”. Y cambiar yo mismo mis pensamientos es bastante difícil  (aunque no imposible). La buena noticia es que con ayuda externa lo puedes conseguir con facilidad. Siempre que la ayuda sepa ayudar ;-).

Un proceso de Coaching

Si comienzas un proceso de coaching, irás directo a trabajar tus raíces.

Así lograrás podar las raíces enfermas (pensamientos y creencias limitantes), darás más vida a los pensamientos y creencias que te potencian y conseguirás que las raíces de tu árbol estén asentadas en tus valores.

Entonces, y solo entonces, conseguirás que fluyan la actitud y la conducta que tú quieres tener para el cambio, para dar tu mejor versión.

El coaching no es para personas cobardes, que tienen miedo el cambio. Es para personas que se atreven a cambiar su forma de pensar y personas que se atreven a salir de la zona de comodidad. El coaching es, en definitiva, para personas que quieren alcanzar dar su mejor versión y ser felices.

¿En qué grupo quieres estar tú? ¡Espero que en el de los que quieren dar su mejor versión!

¡Si te parece interesante, compártelo para que llegue a más personas!

(Foto: Steve Richei)
Facebook Comments
0

Deportista

Admiro hasta el extremo a este deportista. Por su capacidad de reponerse tras una lesión, por su brillo, por su capacidad de valorar al otro, por su actitud ante el perder, por su elegancia, y sobre todo, sobre todo, por su humildad.

#soydeRafaNadal

Facebook Comments
0

¿Qué quiero ser de mayor?

Estoy preparando una conferencia-taller para adolescentes de Bachillerato de un colegio, acerca de su futuro. Tienen entre 16-18 años.
 
Mi enfoque va a abordar distintos temas.
 
El primero, que es normal que no sepan qué quieren estudiar, ni qué quieren ser de mayores. Creo que esta sociedad que va tan rápido obliga a los adolescentes a saber de todo lo antes posible. Y ellos se sienten perdidos cuando ven que no lo tienen claro.
 
Y muchos, la enorme mayoría de ellos, tienen una de estas guías (o las dos en muchos casos): el dinero y/o lo que los padres quieren que hagan. El dinero: quiero trabajar en algo que me permita ganar mucho dinero. Los padres: mi padre quiere que sea médico, o mis padres no quieren que estudie magisterio. Ambas guías pueden ser buenas, pero nunca pueden ser las primeras. Porque si las siguen como principal guía, se están abocando a no ser felices o a vivir la vida deseada por otras personas, pero no la que ellos quieran vivir.
 
Por eso, el primer punto que trabajaremos es que piensen lo que les hará felices. Para lo cual tienen que ver sus valores y ver su Para Qué mayor. ¿Qué quiero ser de mayor? es una pregunta que se debe responder desde mis fortalezas y desde mi identidad. ¡Aunque no tengan ni idea de cuál es su identidad? Así, lograrán trabajar en algo que realmente está alineado con ellos mismos, serán felices, el dinero llegará y sus padres se sentirán orgullosos de ellos mismos.
 
Y así, no pasaran a engrosar la enorme lista de adultos que van a trabajar serios, decaídos y sin ganas. ¡No hay nada más grande que trabajar en lo que de verdad te gusta!
 
El segundo punto que quiero trabajar con ellos es que la vida cambia. Y que, quizás, la carrera que elijan, el trabajo que escojan con 25 años, cuando tengan 35 años descubran que hay otro trabajo, completamente distinto, que les llame la atención, y que necesiten empezar de cero. No pasa nada. A mí me pasó. Yo estudié Biología. Desde pequeña soñaba con ser bióloga. Me encantaba la investigación. Y durante años investigué. Y fui feliz con ello. Hasta que oí hablar del Coaching, con 35 años, y cambié completamente de rumbo. Y ahora soy más feliz aún. Y no soy un bicho raro, muchos de mis clientes trabajan conmigo un cambio de trayectoria en su trabajo. Y tienen que empezar de nuevo, como tuve que empezar yo. Pero lo hacen sabiendo que así ponen sus valores en acción.
 
El tercer punto, es que cambien la actitud latina de miedo al fracaso, por la actitud anglosajona. Perder el miedo a equivocarse. Al contrario, los errores nos hacen aprender más aún. Gracias a los miles de errores de Thomas Edison, pudo inventar la electricidad (recuerda su frase: “No he fracasado, he encontrado 10.000 formas de generar electricidad que no funcionan). Cualquier error mio después me ha enseñando cosas grandes.
 
Como son adolescente, estoy preparando una presentación con vídeos e imágenes. ¿Me puedes ayudar? Si conoces un vídeo de motivación, de perder el miedo a la equivocación, de buscar lo que me haga feliz, y lo compartes conmigo, te lo agradeceré mucho.
 
¿Me ayudas? ¡Gracias de antemano!

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
Facebook Comments
0

Paciencia

Hoy una antigua alumna, ha dado a luz a una niña preciosa. Recuerdo, cuando me lo dijo, lo emocionada que la veía. Cualquier embarazada vive los meses de embarazo con una sensación especial.

Los 9 meses de embarazo se hacen, en general, ¡¡tan largos!! No sé si te habrá pasado: cuando te quedas embarazada (se queda embarazada tu mujer), parece que en muy poco tiempo va a estar ya el niño aquí… y sin embargo, van pasando los días, y los meses,… y va despacio. Y cuando estás de 7 meses y medio, parece que ya está a la vuelta de la esquina… y sin embargo, ese mes se pasa despacio, y el octavo mes ¡¡más despacio aún!!

Y me ha surgido un pensamiento que quería compartir contigo: las grandes cosas se gestan despacio. Para gestar un niño, una nueva persona, (¿¿¿existe milagro mayor???) se necesitan 9 meses. Y me gustaría reflexionar cómo a veces pretendemos que nuestros proyectos (de otro tipo: personales, profesionales, etc.), se hagan de la noche a la mañana. Y nos desesperamos, o nos desanimamos cuando vemos que necesitan una siembra, un tiempo de germinar y de crecer… hasta que por fin el proyecto está consolidado y dando frutos.

Obviamente, gestar un hijo siempre será un proyecto mayor. Sin duda. Y sin embargo, es también cierto que gestar un hijo es algo que tenemos tan metido en nuestra naturaleza humana que, a veces, no nos requiere esfuerzo. Me explico.

Como sabes, además de Coach Profesional, experta en Inteligencia Emocional y PNL, soy científica: Doctora en Biología. Bien, en nuestra biología, en nuestros genes, en nuestras órdenes internas, tenemos implantados todos los mecanismos necesarios para poder realizar ese proceso. Desde milenios tenemos las órdenes implementadas: nuestros órganos saben qué hacer, nuestras hormonas saben cómo actuar y dar las señales adecuadas, nuestro cerebro sabe cómo coordinar todo. Sin necesidad de que nosotros, de manera consciente, tengamos que hacer nada. En estos 9 meses la madre no ha tenido que hacer nada… que su propio cuerpo no le haya dicho que tenía que hacer.

Y sin embargo, en nuestros proyectos personales o profesionales sí que tenemos que meter mucha de esa consciencia. Definirme bien qué quiero, definirme bien qué herramientas dispongo, qué limitaciones tengo que vencer, qué recursos puedo poner en marcha, cuál es el primer paso, y el segundo, y el tercero…. Revisar lo que voy haciendo, rectificar fallos, reconocer creencias y pensamientos que me están limitando, poner en marcha mis valores. ¡¡Hay tanto que yo tengo que poner de manera consciente!!

Es decir, en mis proyectos, tengo que aceptar que es un PROCESO, que irá dando fruto en tanto en cuanto yo vaya cultivándolo… y que debo aceptar que las cosas no surgen de la noche a la mañana. Que si algo tan grande como gestar una persona, que está metido en mis genes hasta el más mínimo detalle (y por tanto, yo realmente no tengo que “poner” nada externo) tarda 9 meses… ¿cómo no voy a aceptar que mis proyectos, mis planes, vayan algo más despacio… y necesiten tiempo y dedicación, hasta que llegue el día que les “dé a luz” y entonces todo el esfuerzo anterior cobre un sentido mayor?

Lo bueno de los proyectos que tenemos es que con ayuda de un coach pueden ir más rápido. ¡En el embarazo nadie nos puede ayudar a ir más rápido! J

Te invito a reflexionar sobre este tema. Es un alegato a la Paciencia. Un alegato a la serenidad, al “hacer hoy lo poquito que está en mí… pero hacerlo…. y mañana seguiré construyendo” (como decía Juan XXIII). Paciencia, manos a la obra,… buscando el día a día, con la mente puesta en el final. Pero sin desesperar porque el final no se acerca. Se está acercando, el proyecto bien gestado siempre da frutos. Se está acercando… pero necesita su tiempo y su dedicación.

Keep calm, ¿de acuerdo?

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
Facebook Comments
2

Vivir

El Sábado pasado, por la tarde, fui invitada a Complu LifeTeen, un grupo de adolescentes de Alcalá y alrededores. Es un movimiento que salió de la mente de David Calahorra, para ayudar a los adolescentes en esta etapa tan crucial de su vida.

David me pidió que les diera una charla de la importancia de VIVIR.

En una sociedad que inculca que vales por lo que tienes (el mejor móvil, ropa y zapatillas de marca, etc.), o en esta sociedad que inculca que vales si a los demás consideran que vales, yo les hablé de dónde está su valía, su valor. En ellos mismos, en su vida, en lo que tienen dentro, sus talentos, sus valores.

Más de 50 adolescentes estaban allí. En esa ventana entró mucha luz para que contemplarán su VIDA con mayúsculas.

Creo que salieron tocados  😉

Facebook Comments
15

Equivocarte

Actitud ante los errores

Hay algo que admiro, y mucho, de la cultura anglosajona. Su actitud ante los errores. En eso, lamentablemente, nos dan mil vueltas a los de la cultura latina. Equivocarte. ¿Cómo te suena?
 
La buena actitud ante un error implica aceptar o tolerar un fracaso, un resultado adverso. Normalmente, los latinos, tendemos a ver los fracasos como algo negativo y lo intentamos ocultar. No aprendemos de ello, no contamos a los demás nuestros errores (por vergüenza). Piensa en cuantas conferencias has ido en las que el ponente te hablaba de los errores que había tenido hasta llegar a dónde está actualmente. 

Aprender a equivocarte

El error siempre llega, lo queramos o no. Y es necesario para alcanzar el éxito. ¡Cuán necesario sería que en los colegios potenciaran la asignatura de cómo saber gestionar bien el fracaso! Yo misma he tenido errores en muchísimas ocasiones. Tú también. Si sabes montar en bici, estoy segura de que caíste más de una vez cuando estabas aprendiendo. Pero esos errores, esos fracasos, hacen que aprendiéramos mucho más rápido. No conozco a nadie que haya aprendido a montar en bici con un manual. El único método válido es el fracaso-error-éxito. El ensayo-error.
El ex presidente de Brasil, Lula da Silva, fue candidato a la presidencia de Brasil en tres ocasiones: en 1989, en 1994 y en 1998. No logró la victoria hasta 2002. Si el fracaso le hubiera hundido, no habría superado la derrota del 1989. Estoy convencida de que esos fracasos hicieron que pusiera más ganas y que cada vez tuviera más fuerza para lograr su éxito como político. 

Siempre pasa por aceptar el fracaso

Todas las empresas quieren tener nuevos productos o servicios y mejorar cualquier proceso. Eso implica innovación. Pero para conseguir esa innovación hay que aceptar que la gran mayoría de las tentativas irán al fracaso. Pero una de ellas llegará al éxito.
 
Todos los profesores quieren que sus alumnos aprendan. Pero ese aprendizaje pasa siempre (¡siempre!) por el fracaso. Y muchos de los profesores no aceptan bien el fracaso de sus alumnos.
 
Cualquier padre o madre quiere que sus hijos aprendan ciertas cosas: a ponerse la ropa, a comer con educación, a hablar, a hacer algunas tareas de la casa, etc. Todos hemos pasado por ello. Todos hemos cometido errores.
 
Un buen ejemplo de actitud ante el fracaso la encontramos en Thomas Edison Cuando inventó la bombilla dijo: “No he fracasado, he encontrado 10.000 formas de generar electricidad que no funcionan”. Él mismo patentó más de mil inventos: las industrias eléctricas, un sistema telefónico viable, el fonógrafo, las películas de cine, etc.
 
Por eso, es necesario que cualquier directivo de empresa, cualquier profesor, cualquier padre, entendamos que el éxito y el fracaso van de la mano, que son un “pack” indivisible. Tenemos que aprender todos a no “castigar” al que fracasa, sino a animarlo a seguir intentándolo. La cultura anglosajona entiende el fracaso como algo normal y, sabiendo que no hay que premiar al que fracasa, también saben que el fracaso te ayuda a mejorar y a hacerlo mejor en el futuro.

Poesía de Rabindranath Tagore

Rabindranath Tagore, tiene una poesía preciosa acerca de este tema:
 
No se equivoca el río cuando, al encontrar una montaña en su camino, retrocede para seguir avanzando hacia el mar; se equivoca el agua que por temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna.
 
No se equivoca la semilla cuando muere en el surco para hacerse planta; se equivoca la que, por no morir bajo la tierra, renuncia a la vida.
 
No se equivoca el pájaro que ensayando el primer vuelo cae al suelo; se equivoca aquél que por temor a caerse renuncia a volar por la seguridad del nido.
 
No se equivoca el hombre que ensaya distintos caminos para alcanzar su meta;  se equivoca aquél que por temor a equivocarse nunca acciona.
 
Pienso que se equivocan aquellos que no aceptan que ser hombre es buscarse a sí mismo cada día, sin encontrarse nunca plenamente.
 
Creo que al final del camino no te premiarán por lo que encuentres, sino por aquello que hayas buscado honestamente.
 
El error más grande lo cometes cuando, por temor a equivocarte, te equivocas dejando de arriesgar en el viaje hacia tus objetivos. No se equivoca el río cuando, al encontrar una montaña en su camino, retrocede para seguir avanzando hacia el mar; se equivoca el agua que por temor a equivocarse, se estanca y se pudre en la laguna.
 
No tengas miedo a tus errores. Sólo ten miedo a dejarlo de intentar cuando encuentras un error. ¡Quién sabe! Quizás lo conseguirás a la 10.001 vez, tras 10.000 fracasos. ¿Te atreves?

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
Facebook Comments
14

Don Quijote de La Mancha

Comparto contigo un párrafo precioso:

“Los obstáculos más grandes, nuestras propias indecisiones;
nuestro enemigo más fuerte, el miedo al poderoso y a nosotros mismos;
la cosa más fácil, equivocarnos;
la más destructiva, la mentira y el egoísmo;
la peor derrota, el desaliento;
los defectos más peligrosos, la soberbia y el rencor;
las sensaciones más gratas, la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que estén.”

Miguel de Cervantes, Don Quijote de La Mancha.

Facebook Comments
3

Mente Proactiva

Todos tenemos deseos, queremos conseguir algo. Todos. Sin embargo, en mis años estudiando al ser humano, he constatado como muchas personas encuentran la excusa perfecta para paralizar proyectos, o para desanimarse, cuando hace frío, o llueve (“es que estoy como el tiempo”, “no sé qué me pasa, debe ser el tiempo”, “estos días me generan melancolía”…), o cuando son tratados mal por otra persona.

Hace años me leí el fabuloso libro de Stephen R. Covey “Los 7 Hábitos de la Gente altamente Efectiva”. En él, Covey habla de la mente Reactiva y la Mente Proactiva.

Las personas reactivas son aquellas que están condicionadas, por lo externo, por la educación que han recibido, por los condicionantes de su vida (“es que mi jefe es…”, “si mi mujer fuera…”, “si tuviera…”). Tanto que hasta el propio clima las condiciona: si hace sol están alegres y pueden hacer sus planes. Si llueve o hace frío… ya no puedo hacer mis planes, o me pongo de mal humor.

Las personas Proactivas, por el contrario, no están condicionadas por factores externos. Les afectan (claro que si) pero no les condicionan. Su conducta, sus acciones, sus comportamientos, sus respuestas ante las cosas que les van pasando en la vida no dependen de las cosas de fuera (climatología, suerte, defectos de los demás, ambiente, educación recibida, etc.). Su conducta está basada en una respuesta elegida. Y esta respuesta está basada en los principios que gobiernan su vida: sus VALORES.

Por ejemplo: ante una persona que me está tratando mal, si soy una persona reactiva mostraré un comportamiento bien de hundirme (con tristeza o yéndome a un rincón) o bien de atacar (respondiendo con malos modales). En cambio, si soy una persona Proactiva, si uno de mis valores es tratar bien a los demás, responderé con un comportamiento sereno, de respuesta equilibrada. No dejaré que el mal humor o los defectos del otro, me lleven a mostrar un comportamiento (reacción) que yo no deseo, porque no está alineado con mi VALOR.

Viktor Frankl, el psiquiatra austriaco del que hable hace poco en un artículo (pincha aquí para leerlo), lo expresa muy bien en esta frase: “A un hombre le pueden robar todo, menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino”. (Frankl, 1946). La última de las libertades que tengo es elegir mis respuesta.

Haga frío, lluvia o un día gris (dentro o fuera de mi corazón), yo puedo ELEGIR mi respuesta. Yo puedo hacer que en mi interior brille el sol de mis Valores.

Te invito a hacer el siguiente ejercicio: (hazlo por escrito, escribir ayuda a concretar mejor los pensamientos)

+ ¿Qué valores son los verdaderamente importantes para ti?

+ ¿Con qué acciones demuestras que estás viviendo esos valores? (recuerda que un valor en sí no es nada, necesita actos que lo hagan vida)

+ ¿qué situaciones o personas hacen que reacciones con mente reactiva?

+ ¿qué valor puedes no estar viviendo en esa situación?

+ ¿qué acciones puedes implementar para fortalecer y vivir ese valor en esa situación?

Tú y yo sabemos una cosa: la persona es feliz de verdad cuando está viviendo de forma coherente con sus valores, cuando está alineada con ellos. Y sabemos otra cosa: el movimiento se demuestra andando. Por tanto, con las respuestas que hayas obtenido a estas preguntas, ponte un plan de acción y… ¡¡a vivir tus valores!!

Recuerda: al poner en acción tus valores estás haciendo que en tu interior el sol brille de verdad. ¿Quieres?


¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
Facebook Comments
3

Be-Up

Detalles que indican cuidado.

Sin esperarlo, este mediodía he recibido un paquete. Esperaba diplomas de alumnos que tengo que firmar. Pero no ha sido eso.

Es una verdadera delicia trabajar con empresas que cuidan a la persona.

Gracias Pilar Jerico y Marta Romo. Gracias Be-Up.

¡Me encanta mi trabajo!

#meapasionamitrabajo
#pilarjerico
#martaromo
#beup

Facebook Comments
0

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR