Archive | Agradecimiento

Premios

Premios a la excelencia en Coaching

Todos los profesionales buenos buscamos siempre la excelencia. Y de vez en cuando se nos valora en ello.

Un premio

En Noviembre de 2016 recibí un correo electrónico del Instituto para la Excelencia Profesional, de su Presidente-Fundador, Ilmo. Sr. D. Ignacio de Jacob y Gómez. Decía:

Distinguida Sra. Dña. Élida Peñalver:

El motivo de la presente es comunicarle, como Presidente-Fundador del Instituto para la Excelencia Profesional, la concesión del Galardón “Estrella de Oro” como reconocimiento a su trayectoria profesional  y compromiso con la Excelencia en el sector del Coaching.

La entrega de dicho galardón será realizada en el trascurso de una Cena de Gala en el Hotel Westin Palace, Plaza de las Cortes 7. Madrid, el viernes 18 de noviembre de 2016 a las 21:00 horas.

La “Estrella de Oro” se concederá con toda solemnidad a Presidentes de distintas Instituciones, Profesionales Liberales y Personalidades de la Sociedad Civil, en reconocimiento a su prestigio profesional.

El Instituto para la Excelencia, por  innovación, ponentes, premiados, presentadores, asistentes y su gran difusión mediática, goza en la actualidad de un amplio reconocimiento.”

Yo decliné la invitación, el día de la cena estaba en otra ciudad trabajando. Aunque la agradecí.

Otro premio

El mes de Febrero de 2017 recibí otro correo, esta vez del Sr. D. José Luis Salaverria Palanca, el Fundador Foro Europa 2001, para comunicarme que me concedían la medalla de Oro del Foro Europa 2001. De nuevo tuve que declinar la invitación, ya que mi trabajo hacía que no estuviera en Madrid esa noche. Pero lo agradecí de nuevo.

Mi principal Premio

Lo cierto es que, aunque a nadie le amarga un dulce y cualquier premio de estas características es siempre de agradecer, para mí el principal premio que quiero tener en mi carrera profesional es la satisfacción de mis clientes. Cada cliente que ha “pasado por mis manos” y que ha conseguido su objetivo, cada cliente que ha terminado un proceso de Coaching conmigo y sale dando su mejor versión, cada cliente que sale sabiendo sus fortalezas y las preguntas que tiene que hacerse y las respuestas que quiere darse… esa es mi Medalla/Estrella de Oro más preciada.

Ellos son los que hacen que yo busque continuamente la EXCELENCIA.

Gracias

Quiero dar las gracias al Instituto para la Excelencia Profesional y gracias al Foro Europa 2001 por querer reconocer mi trayectoria profesional.

Gracias, sobre todo y especialmente, a todos mis clientes. Ellos son mi principal premio, la razón de mi vocación. Mi reconocimiento va para ellos.

¡GRACIAS!

Premios a la trayectoria y compromiso con la excelencia en Coaching. Medalla Oro Foro Europa 2001

Medalla Oro Foro Europa 2001

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!

0

Vive la VIDA

Hoy cumplo 4 años y medio. Hoy, hace 4 años y 6 meses volví a nacer. ¡Cuánto agradecimiento hay en mi interior a Dios!

Porque puedo respirar. Porque todos los días un amanecer me está esperando. Porque puedo desayunar con mis hijos. Porque puedo pasear con mi adorable marido. Porque puedo reír, llorar, enfadarme y pedir perdón.

Porque desde hace 4 años y medio soy más consciente de todas esas “pequeñas cosas” que hacen grande nuestra vida. Porque la vida merece la pena ser vivida.

Hace unos días hablaba por Whastapp con un amigo Fran. Me estaba contando algo muy íntimo suyo. Y en cierto momento le dije: “Vaya, ¡me encantas! ¿te lo he dicho alguna vez?”. Él me contestó: “Si pero a ti te gusta todo porque te gusta la vida”. Me llamo mucho la atención y le dije: “No te creas. La vida me encanta,… a pesar de las cosas malas  (que soy capaz de percibir)”. Y añadí: ¿Sabes? Me ha llamado la atención lo que has dicho de que “me gusta la vida”. Él me dijo: “Así es. Es algo q se nos olvida. Q la vida nos ha dado todo y esta ahí pero siempre estamos amargados. Cuando podríamos ni siquiera existir”.

Reconozco que me llamó mucho la atención. Y que unos días antes, en un curso de Constelaciones Organizacionales, con Jan Jacob Stam  (de Holanda, una verdadera eminencia en ese tema), cuando Jan Jacob me dedicó su libro puso: “Para Élida, para que tu profundo amor por la Vida te enriquezca a ti y a los demás”.

Se lo comenté a mi amigo. “¿Qué te parece? ¡No me conocía de nada!”. Y él me contestó: “esta claro. Decimos tanto sin decir nada. Decimos hasta del pasado nuestro. Pero para eso hay que saber escuchar y querer”.

Ayer quedé a comer con Concha, la médico que me atendió en la ambulancia y a quién, junto con el resto de profesionales que me atendieron ese día, le debo la vida (y a Dios, claro). Estuvimos hablando como si nos conociéramos de toda la vida. Hablamos de las cosas “malas” que a lo largo de nuestra vida habíamos “sufrido”. Y en cierto momento, Concha dijo: “yo no sé cómo sería sin esas cosas malas que la vida me ha puesto por delante. No sé si sería mejor persona o peor. Pero tengo claro que gracias a ellas SOY PERSONA”.

La vida venga como venga, con sus cosas preciosas (la mayoría), con sus cosas malas, nos ofrece la oportunidad de ser PERSONA.

Por eso te invito a, en este mismo momento, cerrar los ojos y levantar un pequeño agradecimiento por tu vida. Independientemente del momento que estés viviendo, la VIDA es más grande que todo eso.

¡Gracias!

Si te ha resonado, compártelo.

32

Agradecimiento

Un alumno del curso del año pasado me ha presentado el trabajo fin de curso, y al final del todo, en la última página, me encontrado con esto.

Agradecimiento.

Ya sé que no había que incluir este apartado ni nada parecido en el trabajo, pero no quiero acabar el trabajo simplemente con los ejercicios, como si para mí este curso hubiera sido sólo eso, cuando ha sido muchísimo más.

Tampoco querría que esto fuera considerado un acto de “peloteo” hacia los profes. Podría suspender eternamente, no aprobar nunca, y aún así estaría eternamente agradecido. Por eso no quiero acabar esta fase de trabajos de forma tan fría, como si para mí este curso hubiera sido “un curso más”, ni mucho menos.

Para mí este curso ha supuesto una revolución total. Me ha removido por dentro y he aprendido muchísimo. He aprendido un idioma nuevo, a ponerme unas gafas nuevas para ver el mundo, como te dije desde casi el primer momento, pero sobre todo he aprendido a ser yo mismo, a aceptarme, a asumir quien soy y a darme cuenta de mi riqueza interior. ¡Casi nada!
Y tengo que reconocer que me habría costado muchísimo (ya no digo “imposible” nunca más) conseguirlo sin la ayuda de este curso y de todo lo que el curso significó y significa. El curso es absolutamente maravilloso, cada módulo, cada profesor, cada compañera y compañero, de cada uno de ellos y de ellas y de cada momento he aprendido algo, fue un aprendizaje continuo y sobre todo una experiencia maravillosa, que me ayudó a dar pequeños pasos hacia mí mismo… y al llegar ha sido… ¡increíble! Y como ya te dije Élida, eres unas manos que acogen, que reciben a las personas, y les das amor y luz, y nos ayudas a brillar y a ser mejores… me siento feliz y afortunado de haberte conocido y ser ahora una de esas “estrellitas” a las que has dado luz para que brillen por el mundo. Ya, ya sé que suena cursi, pero me da igual, es la verdad J
Me he liberado de mis miedos y mis creencias, esas que me decían que “tenía que gustar a todo el mundo” y esas que me habían alejado tanto de mí mismo y de mis valores. Ahora siento que me tengo a mí en el centro, que por fin tengo como primordial un valor para mí fundamental y que había olvidado: la coherencia. Y que al fin soy feliz independientemente de la imagen que esté dando o lo que los demás opinen, soy feliz siendo yo, ¡soy yo!
GRACIAS
Me ha emocionado.
Gracias Jorge. Tus palabras dan sentido a mi Misión. He sido testigo privilegiado de tu camino hacia tu SER. Eres grande. Muy grande.
No me salen las palabras. Sólo una:
GRACIAS

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!

18

Ciudades con alma

Hay ciudades con alma.

No sé si es correcta esa expresión, seguro que no lo es. Si entendemos el alma como lo que nos unifica como individuo y nos “lanza” a actividades que van más allá de lo material; si entendemos el alma como lo que consigue que el hombre sea capaz de instintos, sentimientos, emociones, pensamientos y decisiones libres, así como de volver sobre sí mismo (auto conciencia); si entendemos el alma lo que nos “lanza” a la relación con Dios, seguro que no tienen alma las ciudades.
Sin embargo, tengo la sensación de que las ciudades tienen algo de alma.
Hoy he ido a Atención Temprana para llevar los papeles para el cole de Alex. Está en un barrio que está en el extremo opuesto del mío. Normalmente, en mi día a día, no voy por allí, ni por otros barrios de mi ciudad. Pero hoy, con el coche, he atravesado muchos de esos barrios. He pasado por el barrio en el que una de mis hermanas tenía su piso, donde nacieron mis sobrinos, hace 18 años. He pasado por el barrio donde estuvo nuestro hogar cuando nos casamos. He pasado por el parque donde durante un tiempo Ángel y yo salíamos a correr. He pasado por el barrio donde vivía mi mejor amiga de la universidad, Montse. He pasado por el barrio donde estaba (y sigue estando) la tienda de artículos para el coche donde me dio el ictus y donde vino la ambulancia con Concha Gómez Vilanova. He pasado por el barrio donde estaba el bar donde quedé con Sara Ferreras y le comenté mis ideas del curso de Coaching que iba a presentar en Zaragoza (hace más de siete años) y Sara me aportó unas ideas que enriquecieron mucho más el curso. He pasado por la calle por la vivía un amigo, Mario, de la panda de jóvenes. Y por fin, he llegado a mi barrio.
Ojo, no pienses que he pasado por la parte bonita de la ciudad, la que todos los turistas visitan boquiabiertos. No. He pasado por barrios normales, de grandes torres de edificios.
Por cada una de esas calles, he recordado muchas cosas, cosas bonitas todas, que me han traído una sonrisa a mi corazón y a mi boca. Multitud de pensamientos, unidos a emociones, me han surgido en ese trayecto. De repente, mi memoria, me ha traído momentos, situaciones, sensaciones, que entre otras cosas, hacen que yo sea quien soy ahora mismo. Yo no sería la persona que soy ahora, no sería Élida Peñalver, sin todos esos momentos.
No sé si las ciudades tienen alma o no. Si creo que las ciudades nos ayudan a conectar con nuestra alma, con nuestras emociones, con nuestra memoria, con nuestro pasado. Y es bueno mirarlo con agradecimiento y con sonrisa. Porque esa es la única manera de vivir el HOY y estar dispuestos al futuro.
Y tú, ¿cuánto hace que no paseas por tu ciudad?
 

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!

2

Pequeños detalles

Varios detalles:

Primer detalle: esta mañana a las 9:22 una amiga, Almudena, me ha sorprendido con un “simple” “¡Feliz Miércoles!”

Segundo detalle: hace unas semanas, Dani, un compañero del cole de Juan Pablo, se presentó con una “sencilla” flor. La llevaba en la mano desde el parque de al lado de su casa, hasta el coche, para regalármela, porque unos días antes me oyó hablar con Juan Pablo de la belleza de esas flores.

Tercer detalle: hace unos días, una cliente, Marisa, se dio cuenta en la sesión de muchos pequeños detalles que había empezado a hacer para cuidarse, por ejemplo, salir un poco antes del trabajo para hacerme una crema de verduras y no cenar todas las noches un yogur.

Cuarto detalle: una amiga, Reyes, decía ayer en su muro de Facebook: “Que tu marido llegue a casa y te diga….qué wapaaaa…..eso no tiene precio!!!!!!

¡¡Benditos pequeños detalles!! ¡Cuántas gracias debemos dar a Dios por regalarnos tantos pequeños detalles! Me da que, muy a menudo, buscamos grandes cosas en nuestra vida, no sé, que nos toque la lotería, quedar con todos mis amigos a una cena, conseguir adelgazar unos cuantos kilos, cambiar de trabajo, etc. Pero el día a día no suele traer nada de esas cosas. Y algunas personas, como buscan eso, no son capaces de ser felices en su día a día. Sin embargo, el día a día está lleno de multitud de pequeños detalles. En todas las vidas de todas las personas. Está lleno de pequeños detalles siempre. Una sonrisa de tu hijo, una llamada inesperada, una postal de un amigo que vive en Inglaterra y que se ha acordado de tu colección de postales, un whatsapp con una sonrisa, tú marido que te dice: “siéntate tú, que yo te traigo la fruta”…

El día está lleno de pequeños detalles.

Está en cada uno de nosotros ser conscientes de su existencia. Está en nosotros el agradecerlos.

Yo tengo muy claro que cuando los veo, cuando los agradezco, ¡¡soy más feliz!! ¿Y tú? ¡¡Felices pequeños GRANDES detalles!!

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
0

Bendecir

Uno de mis hermanos, Carlos, es un trotamundos. Ha vivido en muchos países y actualmente vive en Nepal. Esta mañana, en el grupo de Whatsapp de la familia nos contaba que hoy en Nepal es el día del Bhai Tika, el último día del Tihar Festival. Y nos contaba que hoy las hermanas van a casa de los hermanos y les ponen el Tika (el punto en la frente), rezan por ellos (por la protección que ellos les dan) y les ponen el collar de guirnaldas (haciendo un medio baile / ritual). Los hermanos, por su parte, les ponen el Tika a ellas e intercambian regalos, comen juntos, etc.

¡¡Cómo me gusta esa fiesta!! Porque no hay nada que me guste más que BENDECIR. Cada mañana, cuando dejo a mis hijos en el cole, nos despedimos con un “que Dios te bendiga”. A la hora de comer, bendecimos la comida. A la hora de irnos a la cama, nos bendecimos mutuamente. Hasta Alex, que le cuesta mucho el habla, dice la palabra: “bendiga” cuando intenta decir “que Dios te bendiga”.

Porque no hay nada más precioso que bendecir a los que tienes a tu lado. Y nada más precioso que recibir su bendición. Es una manera sublime de dar gracias a los demás. Porque es ponerlos en las manos de Dios. El diccionario de la Real Academia de la Lengua española lo define como: “Alabar, engrandecer, ensalzar”. Y también como “Invocar en favor de alguien o de algo la bendición divina”. ¡¡No me digas que no es precioso!!

Por eso hace años que tome el hábito de bendecir a los demás. No siempre me atrevo a hacerlo con la voz, ya que vivimos en una sociedad en la que todo lo que huela a religioso da yuyu. Pero siempre bendigo a los que tengo enfrente. Y mi marido y yo estamos educando a Juan Pablo y a Alex para que sean “bendecidores”.

Porque es una manera preciosa de ver lo bueno de los demás. Y de invocar la ayuda del ser Superior para todas las cosas de su vida.

¿Te animas a unirte al club de los “bendecidores”? J

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
12

Gracias amigos

El pasado 8 de Noviembre, cumplí 44 años. ¡Vaya! Mi padre siempre dice que los años que cumples son variables. Por ejemplo, si cumples 63, puedes cambiar las cifras y puedes decir que cumples 36. Y si cumples 37, puedes decir que cumples 37, porque no vas a decir que cumples 73 J . Pero yo estoy así, cambie las cifras o las deje igual. Cuatro, cuatro.

Pero, más allá de la broma, lo cierto es que me considero muy bendecida por tanta gente que me quiere. ¡No te puedes imaginar la cantidad de mensajes, de whastapp, de llamadas, que recibí el Domingo. Más de 200 personas se acordaron de mí y me felicitaron.

No sé si recuerdas distintos artículos que he escrito acerca del poder del Agradecimiento. El dar las gracias te hace salir de ti mismo y te hace arrodillarte delante del otro. Se que la palabra “arrodillarse” no está de moda en esta sociedad. Pero para mí es una palabra preciosa. Cuando me arrodillo delante del otro, me pongo en sus manos, le miro a la cara sin nada de soberbia, me pongo cual niña delante de él. Y entonces, mi niña interior, brilla más aún.

Si somos agradecidos podremos alcanzar la felicidad, y nunca al contrario, es decir, las personas agradecidas no lo son por el hecho de ser felices, sino que son felices por el hecho de ser agradecidas.

Y todos en lo más intimo de nuestro corazón, buscamos alcanzar la felicidad.

Mis amigos me han transmitido cosas preciosas. Como “que el Señor te regale muchos años de amor”, “¡¡Que sigas siendo tan especial!!”, “Que tu día sea precioso y tu año lleno de felicidad”, “maravillosa Élida”, “gran alma, gran corazón”, “que tengas un día para atesorar. Bendiciones”, “Guapísima…..te deseo un gran año. Solo un día me parece poco….”, “te deseo un día maravilloso disfrutando con los tuyos y te mando un abrazo enorme lleno de cariño y gratitud”, “Que la alegría y la luz arropen tus vidas…”. Y más que podría seguir poniendo. Aunque me quedo con dos: el de mi amigo Marcos: “que sigas llenado el mundo de sonrisas” J y el de mi amigo Lorenzo: “Dios sigue recreándote año a año”.

Bueno, y uno que he recibido hoy super simpático de una amiga, Ana Cristina: “Que estaba pensando… si siempre hacemos lo mismo… obtenemos el mismo resultado… ergo… si todos felicitamos el día del cumpleaños… el cumpleañero se colapsa todos los años. ¡¡Hagamos algo diferente!! ¡¡Felicitarle un día cualquiera!! ¡¡Felicidades Élida!! (Nota: Para los que se nos va la fecha… es cojonudo). ¡¡Jajaja!! Me ha encantado.

Así que, un año más quiero dar gracias a todas las personas que se han acordado de mí y que han pensado en mí. ¡¡Gracias, AMIGOS!! ¡Que Dios os bendiga!

Ángel, Juan Pablo, Alex, Begoña, Jesús, Pedro, Mamá, Papá,  Carlos, Ana, Juan Antonio, Mónica, Javier, Angel, Pepi, Rosa, Pilar, Pilar, Beatriz, Raquel, Pilar, Clara, Ricardo, Isabel, Winni, Ana, Beatriz, Estrella, Luis, Maria de las Mercedes, Almudena, Fran, Mamen, Pilar, Amelia, David, Héctor, Paloma, Juventud Diócesis de Alcalá, Reyes, Cesar, Eva, Puri, Antonio, Pilar, David, Luis, Jose Mª, Sagrario, Manuel, Jaqueline-Arturo, Cristina, Maite, Silvia, Ana Belén, Joan, Natividad, Joanna, Pilar, Nuria, Ecequiel, Susana, María, Geni, Cristina, Pilar, Manolo, Belén, Ana, Eneida, Cristina, Pilar, Hermila, Ines, Gloria, Maite, Eduardo, Mamen, Silvia, Juan M, Marisa, Encarna, Juan María, Silvia, María, Inma, Fanny, Javier, David, Mari Mar, Belen, Begoña, Alba, Maria Jesús, Mercedes, Inma, Pilar, Lela, María, José Pedro, Marta, Miguel Ángel, Begoña, Cipri, Asunción, Pilar, Enrique, Maria Isabel, Bruno, Rubén, Laura, Lola, Carmen, Jorge, Natalia, Ruben, Ana, Inma, Mayte, Ana, Mar, Maivi, Inma, Pilar, María, Monica, Raquel, Carmen, Koral, Natalia, Eva, Alberto, Belen, Alfonso, Carmen, Juanjo, Sergio, Pilar, Mayte, Juan, Dani LVD, Begoña, Beatriz, Ana, Pedro, Angela, Amparo, Juan Diego, Elena, Irene, Victoria, Ricardo, Beatriz, Victoria, María, Ana, Edu, Rosabel, Mariangeles, Olga, Juan Carlos, Santi, Joselillo, Clara, Maria José BCN, Jorge, Josepe, Monste, Carlos , Raquel, Ana Pilar, Loly. Magin, Marcos, Mary Carmen, Mamen, Juan Miguel, Mari Carmen, Eva, Maite, Ana, Eva, Cris, Raul, Lorenzo, Carmen, Alfonso, Cesar, MAngeles, Pablo, Itziar, Emilia, Patricia, Chema, Miguel Angel, Flor, Sara, Pedro, Jorge, Ana Pilar, Cristina. Olga, Pepe, Ana Cristina

¿Te apuntas tú también a AGRADECER las cosas?

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
8

Agradecimiento

El Viernes, recibí un correo de una alumna del curso de Coaching. Me contaba su impresión tras terminar, por primera vez, un proceso de Coaching con un desconocido.

Se acaba de marchar mi Coachee. Sesión de cierre.  Me apetecía compartir esto contigo.

Recuerdo el primer día que vino con chándal, arrastrando los pies y con una coleta de mediolao. Hoy se ha marchado una chica nueva. Brillaba, era como si le hubieran quitado una losa de encima y hubiese crecido dos palmos. Creo que nunca voy a olvidar su cara de satisfacción y su sonrisa.”

¡Qué descripción más grande de lo que pasa tras un proceso de Coaching! La persona entra “arrastrando los pies” y sale (tras el proceso de Coaching), como si “hubiese crecido dos palmos”.

Ella continuaba diciendo: “Sigo pensando que esta es la profesión más bonita del mundo. Soy consciente de que todavía no sé nada y que estoy en preescolar de Coaching, como decían el otro día en clase, así que cuando de verdad sepa hacer esto, esta sensación tiene que ser maravillosa.”

Maravillosa es una palabra que se le queda pequeña. Efectivamente, es la profesión más bonita del mundo. Por lo menos para mí es así. El acompañar en su camino a la persona; el ayudarla a definir bien lo que quiere conseguir, su objetivo; el acompañarla a encontrar las respuestas que están en su interior; el ver cómo va accediendo a recursos que tenía dentro y que, quizás, jamás se había dado cuenta de que los tenía; el constatar que cumple sus planes de acción, con lo que asume la responsabilidad sobre su vida;… el verla crecer en cada sesión. Ufff!!! ¡¡Qué grande es esta profesión!!

Esta alumna no se ha quedado ahí. Siguiendo leyendo el correo, me encuentro con un precioso regalo:

Recuerdo el primer día de clase cuando nos dijiste que no podías escribir. Cuando te veo concienzudamente, día a día, escribir y cada día mejor, superándote, me emociono (ahora lo puedo decir). El otro día me di cuenta de la suerte que hemos tenido de tenerte como profe cuando preparaste las notas de “eres especial” para todos nosotros con tanto amor…

Eres especial porque con tu luz nos estás haciendo brillar a todos nosotros cada día un poco más.

Muchas gracias Elida, sigue brillando siempre.”

¡¡Gracias Amiga!! Me has emocionado.

Gracias por tus palabras. Gracias por entrar en la “dinámica” del agradecimiento. Pilar Jericó ha escrito hace poco un artículo en el “Laboratorio de la Felicidad” acerca del Agradecer. Comenta que muchas de las teorías que hablan de la Felicidad, acaban por vincularla directamente con el concepto de Gratitud. Ella se pregunta, pero en realidad, ¿qué fue antes, el huevo o la gallina? Según David Steindl-Rast (monje benedictino autor del exitoso ‘Gratefulness’): primero, el agradecimiento. Si somos agradecidos podremos alcanzar la felicidad, y nunca al contrario, es decir, las personas agradecidas no lo son por el hecho de ser felices, sino que son felices por el hecho de ser agradecidas. Y Pilar dice: Ser agradecido es una forma de vida, una manera de valorar cada momento, por muy cotidiano que nos parezca, como si fuera nuestro cumpleaños cada segundo.

Yo he comprobado en mi propia vida el gran valor de ser agradecidos. Porque el dar las gracias te hace salir de ti mismo y te hace arrodillarte delante del otro. Se la palabra “arrodillarse” no está de moda en esta sociedad. Pero para mí es una palabra preciosa. Cuando me arrodillo delante del otro, me pongo en sus manos, le miro a la cara sin nada de soberbia, me pongo cual niña delante de él. Y entonces, mi niña interior, brilla más aún.

¡¡Gracias AMIGA!!

Seguiré aprendiendo a escribir… y a agradecer.

¿Te apuntas tú también a AGRADECER las cosas?

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!
0

Agradecimiento

Hace 10 días, el 8 de Noviembre, fue mi cumpleaños. Y estoy asombrada con la cantidad de gente que me ha felicitado. Me felicitaron en persona, me llamaron por teléfono, me mandaron WhatsApp, me escribieron mensajes por facebook… ¡¡aproximadamente 150 personas!! ¡¡Qué honrada me siento por todos estos amigos que tengo!!!

De hecho, a una de ellas, a quien contesté que me sentía muy afortunada porque mucha gente se estaba acordando de mí, me contestó: “… has sembrado mucho…”. Y me dejó colorada, jejeje J

Y lamentablemente en estos días he estado muy liada, además de enferma, y no me ha dado tiempo para agradecer a todas estas personas su cariño hacia mí. ¡Y hoy he sacado un ratito para dar mi AGRADECIMIENTO!

¿Sabes? Creo firmemente en la verdad de un refrán español: “Es de bien nacidos ser agradecidos”. Además, creo firmemente que cuando agradeces, tu espíritu se amplia, tu alma es más libre y tu cuerpo está centrado en tu Ser. Por eso me gusta todos los días buscar motivos para dar gracias: a mí, a otras personas, a la sociedad, a la naturaleza,… a Dios!! Te invito a que te obligues a buscar motivos para agradecer. Cuando te obligues veras que toda tu vida puede ser un agradecimiento continúo.

Así que… GRACIAS AMIGOS. Gracias a Ángel, Juan Pablo, Alex, mamá, papá, Jesús, Begoña, Ana, Begoña, Pedro, Carlos, Juan Antonio, Pepi, Ángel, Eva, Iztiar, Pablo, Paula, Miguel, Dino, Carmen, Noelia, Cesar, MariAngeles, Lorenzo, Emilia, Chema, Manuel, Inma, Patricia, Raul, Edu, Juan Carlos, Santi, Olga, Rosabel, MAngeles, Clara, Belén, Eva, Juanjo, Pablo, Sergio, Alberto, Carmen, Alfonso, Juan Prades, Ana N., María, Marisa, Dani, Bruno, Cris, Sergio, Almudena, Sara, María José, Jorge, Lola, Pedro, Ana V., Cristina, Raquel, Amaya, Ana M., Fran, Clara (desde Filipinas), Mariano, Mayte, Koral, Pedro, Olga, Jorge, Alba, Susana, Pedro, Maria, Jacqueline, Mari, Daya, Oliva, Jacqueline, Jorge, Pilar Jerico, Sara F., Chus, Ana Belén, Jorge, Luis Ángel, Lela, Ana L., José Pedro, César, Laura, Mario, Silvia, Alberto, Mamen, Eva Fama, Ivan, Puri, Pilar, Anabel, Joan, Inma, José María, Manuel, Cristina, Yolanda, Eloy, David, Elena, Mónica, Pilar, Bea, Begoña, Mónica, Blanca, Antonio, David, Asunción, Eduardo, Lucia, Elvira, Cristina, Goyo, Fran E., Maite, Juan, Francisco Javier, Elena S., Javier C., Vicente, Iñaki, Isa, Inma, Gemma, Juventud Alcalá, Charo, Patricia, Paloma, Rebeca, Raúl, Marival, Carlos, Leticia, …

¡¡¡GRACIAS!!! 

4

Sorpresa en el armario

Hoy estaba buscando una cosa en el armario donde guardo mis cosas antiguas de trabajo y me he encontrado una sorpresa. He visto un sobre enorme (más grande que un folio) de color amarillo y me ha llamado la atención. Lo he sacado y he visto que ponía “Forestales 2011”. Cuando he abierto el sobre, dentro había una tarjeta enorme, la tipica que se regala en los cumpleaños en la que todos firman.

Cuando la he abierto, me he llevado una grata sorpresa. No lo recordaba. Pero todos mis alumnos de ese año me habían escrito un agradecimiento.Y me ha encantado releerlo. Y lo quiero compartir contigo:

“Gracias por enseñarnos cosas para el resto de nuestra vida”.

“Gracias por hacer de este curso algo dinámico y divertido, a la vez que constructivo”.

“Gracias por hacernos sacar las cosas buenas de los momentos negativos de nuestra vida”.

“Porque cuando más lo necesitaba, he comprendido, gracias a estos talleres que el cambio está dentro y no fuera. Gracias.”

. Gracias por enseñarme, entre otras cosas, a poner en práctica esta frase”.

“Muchas gracias por transmitirnos la información del curso de una manera tan dinámica. Tenía muchas dudas sobre el contenido de este curso, pero he aprendido muchas cosas que necesitaba y me son muy útiles”.

“Gracias por hacer que en la carrera más importante, “la de la vida”, tenga más resistencia y sepa correr más metros sin agotarme”.

“Gracias por este maravilloso curso, después de este tiempo, ahora veo las cosas de otra manera”.

Dicen que “de buen nacidos es ser agradecidos”. Así que sólo quiero decir, a estos antiguos alumnos: GRACIAS. Porque vuestras palabras, varios años después, siguen resonando en mi interior. ¡¡Qué grande es mi profesión!! ¡Qué grande es ayudar a las personas a que brillen como están llamados a brillar!



2

Powered by WordPress. Designed by WooThemes

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies