Día especial: presencia

Día de presencia

Hoy ha sido un día especial, ha sido un día de presencia (ahora te lo explico) . La semana pasada, un matrimonio amigo nuestro nos llamó por teléfono y nos pidió si podíamos ir a dar nuestro testimonio de vida a unos padres de niños de primera Comunión en un colegio concertado. Nosotros dijimos que sí. Hoy hemos ido a darlo.

Lo cierto es que es un testimonio que hemos dado en varias ocasiones. Cuesta “desnudarte” delante de personas que no conoces de nada. Al mismo tiempo, lo hacemos porque puede ayudar algo: con que ayude a UNA persona (solo una) ya hemos hecho nuestra MISIÓN.

Compartir nuestra vida

Nuestra charla les ha gustado mucho. Resumiendo mucho, hemos contado cómo hemos visto la presencia de Dios en nuestra vida, especialmente en los momentos más difíciles. Varios padres se han acercado al final diciéndonos: “Gracias por compartir vuestra vida. Gracias por enseñarnos cómo habéis puesto a Dios en medio de todo lo que habéis vivido. Gracias por recordarnos que en los momentos difíciles solemos sacar toda nuestra fuerza y, en cambio, en los momentos del día a día nos enfadamos por tonterías (aysss)”.

Me quedo con dos cosas que me han tocado por dentro:

Primera: ¿bendición o maldición?

La primera: una mamá, al terminar nuestro testimonio ha preguntado, con voz nerviosa: “¿y qué hacéis con la DUDA? Porque yo tengo otro hijo con discapacidad y muchas veces dudo, no se si es una bendición o si es un castigo” (por favor, no juzgues a esa mamá, ha sido muy valiente expresándolo en voz alta). Yo le he respondido que nosotros siempre (SIEMPRE) hemos considerado a Alex como una bendición. Y que nunca me he preguntado ni el Por qué de mi ictus ni el por qué del síndrome de Down de Alex. Siempre me he preguntado el PARA QUÉ, lo que me lleva a una misión. Nosotros tenemos claro que Alex está aquí con una MISIÓN. También le he invitado a que en oración le pida a Dios: “Dios, no sé si mi hijo es una bendición o una maldición, por favor, muéstrame qué es”. Y que se olvide. Cualquier oración, especialmente la de una madre, Dios la escucha… ¡y nunca cae en saco roto!

Segunda: superhéroes ayudando

La otra cosa ha sido después de la misa. Hemos ido al local del APA para tomar algo. Allí he conocido al hermano de nuestro amigo, sacerdote. Cuando nos han presentado, me ha mirado a los ojos y ha dicho: “Qué ganas tenía de conocerte. ¡Cuánto he rezado por ti!”. ¡¡A día de hoy sigo conociendo personas que rezaron por mi tras mi ictus!! Y los cristianos aún no creemos en el enorme poder de la oración. Una de las cosas que hemos dicho en nuestra charla es que, tras todo lo que ha pasado en nuestra historia como matrimonio, nos hemos dado cuenta de la enorme importancia de la Comunión de los Santos. A veces pensamos que esa Comunión es sólo con los Santos canonizados, los que ya están en el cielo. Pero en esa Comunión están también nuestros hermanos en la fe, cualquier persona que reza por otra. La oración de una persona nunca queda en el olvido, Dios siempre la escucha.

¡Día precioso!

¡Qué día más bonito el de hoy! Y tú, ¿has notado alguna vez la presencia de Dios en tu vida? ¿Qué tal se ve tu vida desde el prisma de la fe?

Espero que me regales tu opinión en los comentarios.

¿Te ha parecido interesante? Si es así te agradecería que lo compartieras

Presencia de Dios en mi vida. Elida Coach

Presencia de Dios en mi vida. Elida Coach

#mejorversión
#mejorversion
#oración
#Dios
#catolica
#Amor
#ictus
#compartir
#locompartidosabemejor
#fe
#theluckiefew
#ComuniónSantos
#CoachingMadrid
#CoachingZaragoza
#Coachingejecutivo
#Coachingpersonal
#ElidaPenalverCoach
#ElidaPeñalverCoach

Últimas entradas

Compararse y Autoexigencia

Compararse con otros ¿Sabes? Estoy convencida que, en estos días pasados de confinamiento, ha surgido la…
Ver entrada

Tras mi octavo cumpleaños: tres factores

Factores El Sábado pasado fue mi segundo cumpleaños. Cumplí 8 años. No sé si lo sabes.…
Ver entrada

Vivir: vive el hoy

Reflexión Vivir. Hoy, Viernes Santo, es el día idóneo para escribir esta reflexión. Estoy observando que…
Ver entrada

Confía: Todo es para bien

Rey y súbdito Hace tiempo, vivía un rey que no creía en la bondad de Dios.…
Ver entrada
No Comments

Deja un comentario