Mirada: El rancho y las estaciones

UN RANCHO

Un cuento sobre la mirada.
Había una vez un señor que tenía un rancho y decidió mandar a sus cuatro hijos a verlo para ver si merecía la pena invertir dinero en un proyecto que tenía en mente o no.

Distintos momentos

Los mandó en distintos momentos. El primero fue en invierno y volvió diciendo: “Está horrible, no hay nada, no hay ni siquiera hojas. No inviertas dinero, papá”. El siguiente fue en primavera. Llegó entusiasmado: “Está precioso, hay unas flores, unos colores. Huele de maravilla y están empezando a salir las plantas. Invierte tu dinero, papá”. El siguiente fue en verano: “cuando llegó ¡qué calor hacía! hacía un calor de mil demonios. Eso sí, había unos frutos impresionantes. Me senté en la pequeña sombra de un árbol y me tomé una pera deliciosa. Creo que sería bueno invertir el dinero, papá”. Y el último, en otoño. Llegó diciendo: “los colores son preciosos, el ambiente olía a tierra mojada por la lluvia. Probablemente debes invertir dinero ya que saldrán frutos, aunque ahora mismo no había”.
El señor reunió a los cuatro y les dijo: “hijos míos, habéis ido a ver el mismo rancho. No puede ser que haya opiniones tan diversas de un mismo rancho”.

Reflexión sobre el cuento

Te invito a que reflexiones acerca de este cuento. Es como la vida misma. Todos pasamos por distintas etapas y según sea la etapa que estemos pasando, podemos ver las cosas de una manera o de otra. El rancho es el mismo… mi mirada es lo diferente. Si estoy pasando por un momento bajo de ánimo, lo miraré como si fuera invierno. Si estoy enamorado, lo miraré como si fuera primavera. Si tengo ganas de poner todo mi esfuerzo, lo miraré como si fuera verano (con mucho calor, pero con frutos que recoger). Si estoy comenzando, lo miraré como otoño: necesito arar, necesito sembrar, necesito la lluvia.

Cambiar tu mirada

También te invito a que intentes cambies tu mirada si estás bajo de ánimo. Ponte como si fueras una persona con ganas de sacar el esfuerzo para recoger los frutos. La imaginación es muy poderosa, no la uses para las cosas negativas, mejor úsala para mejorar tu vida, tu día o lo que necesitas mejorar.
No juzgues tu vida por un momento determinado de una estación. Sigue luchando con todo tu esfuerzo, no te venzas en el invierno ya que entonces perderás las promesas de primavera. 

Perseverancia

Para ello, te invito a cultivar una gran virtud: la perseverancia. Como dice mi amiga Marta Romo, la perseverancia “tiene que ver con seguir adelante a pesar de las circunstancias, mantenerte firme en tu propósito y no tirar la toalla cuando hay dificultades”. Con esta virtud, tienes que tener claro que quieres hacer con el rancho, es decir, tu para qué mayor, tu objetivo. Así ese para qué mayor será tu guía para seguir adelante a pesar de estar en invierno.
¿Te atreves a cultivar tu perseverancia? ¿sacar tus talentos? ¿tu mejor versión? ¡Ánimo con esos “me gustas” 👍y con tus comentarios 💬!
Cuento.Rancho-estaciones.-Elida-Coach

Cuento.Rancho-estaciones.-Elida-Coach

Últimas entradas

Onirograma… ¿sueñas?

ONIRO... ¿SUEÑAS? En su libro "La semana laboral de 4 horas", Tim Ferris recomienda hacer un…
Ver entrada

Belleza: admirala toda

Campamento Asturias: Belleza Cuando tenía 17 años, fui de campamento a Asturias y descubrí su belleza.…
Ver entrada

Cucharas Largas: Ganar-Ganar

Primero: un cuento Un señor que quería ganar siempre llegó al país de las cucharas largas.…
Ver entrada

Maestros

Profesión especial Hay una profesión que es mejor que ser geólogo. Un geólogo puede descubrir un…
Ver entrada
1 Comment
    • Anonimo
    • 11 abril, 2019
    Responder

    La vida misma, así es, enhorabuena Elida!!!!

    M.A. López

Deja un comentario