Petición

Ayer a las 20:59 recibí una llamada al móvil. Estaba acostando a los niños y haciendo la oración de buenas noches, por lo que ni siquiera vi de quién se trataba. Algo más tarde, vi que era una amiga, que vive en Asturias, y que me había dejado un mensaje en el buzón de voz.

Su mensaje me conmovió. Decía: “Hola Elida, soy María. Disculpa que te llame a tu teléfono y a estas horas, pero se me ha ocurrido que creo que me puedes echar una mano y te estaré plenamente agradecida. Sé que sabes que he dado a luz, nació Jesús el Viernes, y se complico la cosa con un problema de coagulación y he estado a punto de morir, los médicos han conseguido salvarme – aquí se puso a llorar y la voz se le truncó – y después de 5 días en el hospital nos han dado el alta, lo que pasa es que estoy con toda la transfusión de sangre estoy con mucha anemia. Tú sabes lo que es el puerperio, con lo cual se junta todo, la lactancia con Jesús, con José que lo está pasando muy mal porque ahora le viene toda la novedad de golpe…

En resumen, que no te quiero tampoco molestar, simplemente era que confío mucho en toda la capacidad que tú has tenido de salir adelante con tu peque y sé que el poder de la oración de todos nosotros os ha ayudado mucho.

Como yo me encuentro flojita para poder escribir y solicitar ayuda a las personas, se me ha ocurrido pedirte el favor de si puedes pedir a tu gente que rece por nosotros para que salgamos adelante – de nuevo se puso a llorar-. Y de verdad que te estoy plenamente agradecida.

Un abrazo muy fuerte y espero poder hablar contigo. Hasta luego Élida”

Me conmovió sobremanera. Mi amiga estaba mostrando su vulnerabilidad, estaba pidiendo ayuda, y mi corazón claro que estaba deseando ayudarla. Anoche mismo, en la oración de acabar el día que hacemos todas las noches Ángel, mi marido, y yo, pedimos por ella y por su familia.

¿Sabes? Yo no sabía que ella creyera en Dios. Cuando iba a nacer Alex, cuando me dio el ictus, cuando Alex entro medio muerto en el hospital, yo pedí a todos mis amigos y conocidos que rezaran por nosotros, pero yo estaba segura de que no todos ellos eran creyentes. Pero creo en un Dios que nos escucha siempre, creo en un Dios que sabe que nosotros existimos, aunque nosotros pensemos que Él no existe. Y también estoy convencida que mis amigos no creyentes tienen ganas de ayudar a los demás y que, si le mandan su energía (que es la forma políticamente correcta de hacer oración actualmente), Dios recibirá su petición. J

Escribo esto para pedirte a ti, amigo, que reces por ella. Da igual que no la conozcas, Dios sabe de quién estás hablando. Me siento muy agradecida por tener un foro de amigos a los que puedo pedir que recen por otras personas. Así todos nos podemos ayudar. Así todos podemos ser uno.

A mi amiga le intenté llamar, pero no me cogió el teléfono. Le mande un whatsapp diciéndole que estaba segura que la oración iba a hacer su efecto. No hay nada como tener amigos superhéroes (lee este artículo).

Amiga, Dios te está cuidando en este preciso instante. Dios te está sosteniendo, a ti, a tu marido y a tus peques. Confía en Él. Cuenta con mi oración y la de tanta gente que va a tenerte en sus oraciones. Lo físico pasará. Yo también tuve mucha anemia cuando nació Juan Pablo. Las semanas siguientes al parto son duras para la madre. José necesitará mucho cariño, ahora que ha sido destronado. Jesús necesitará ver tu sonrisa. Pero lo lograrás. Seguro.

María, gracias por contar con mi apoyo y mi oración. ¡Qué Dios te bendiga!

¿Te apuntas a hacer un círculo de oración para que María y su familia salgan adelante?

 

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!

21 Comments
    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con mi oración

    Pilar dF.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con nuestra oración, nos encantará hacerlo! Mucho ánimo para tu amiga!!!

    Carmen G.C.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con mi oración

    Mónica M.A.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    La tendremos presentes

    Jorge G.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con nuestra oración

    M Ángeles E.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Tendre presente a tu amiga

    Lucía S.M.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con nuestra oración.

    Inma B.R.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con ello

    Carmen R.P.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Rezaré por tu amiga

    Remedios H.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Hecho

    Macarena M.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con mi oración.

    Mayte M.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con mi oración.

    Lela T.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Con la mia también! !!!!

    Ana G.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Rezáremos por ellos!!

    Jessica R.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Claro que si!!

    Raquel G.M.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con ello!! Animo a María!

    Patricia G.

    • Anónimo
    • 2 marzo, 2016
    Responder

    Buena idea !!!

    • Anónimo
    • 3 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con mi oración

    Sagrario R.

    • Anónimo
    • 3 marzo, 2016
    Responder

    me uno en oración! un bs Elida.

    Loly M.

    • Anónimo
    • 22 marzo, 2016
    Responder

    Y la mia. Igual que hice por ti.besos

    Mercedes R.M.

    • Anónimo
    • 22 marzo, 2016
    Responder

    Cuenta con mi oración. Ánimo!!!!

    Mamen R.

Deja un comentario

Últimas entradas

Kazantzaki y el mendigo de cuartos de hora

MENDIGO CUARTOS DE HORA Kazantzaki y el tiempo. Hoy es el día 111 del año. Llevamos…
Ver entrada

Acoger al otro. Nueva lección de mi hijo Juan Pablo

Acoger al otro Acoger, acoger. Juan Pablo, mi precioso hijo mayor, hace dos días cumplió 11…
Ver entrada

Tiempo. Como Momo (Michael Ende) nos ayuda a organizarlo bien.

Necesito tiempo ¡No tengo tiempo para nada! En el trabajo quieren las cosas para ¡ya! Me…
Ver entrada

Educar a otros siendo modelo.

Educar a otros: hijos, alumnos. Educar, ¿cómo?  Si quieres educar a tus hijos (o, si eres…
Ver entrada