Crecimiento Bambú: Objetivos


Comenzamos con un cuento.

Hace mucho, mucho tiempo, dos agricultores iban caminando por un mercado cuando se pararon ante el puesto de un vendedor de semillas al ver unas que nunca antes habían visto. Uno de ellos preguntó: ¿qué semillas son estas? El mercader le respondió: son semillas de bambú, unas semillas muy especiales que vienen del lejano Oriente. Posteriormente, el agricultor volvió a preguntar: ¿y por qué son tan especiales estas semillas? El mercader le animó: si te las llevas y las plantas lo averiguarás, tan sólo necesitan abono y agua. Finalmente, la curiosidad se impuso y los dos agricultores se llevaron las semillas de Bambú, las plantaron, regaron y abonaron siguiendo estrictamente las instrucciones del mercader.

Tras un tiempo, los resultados no eran los esperados, apenas crecían y uno de los agricultores se dirigió al otro: «el mercader nos ha engañado, esto no crece, así que no seguiré regándolas ni abonándolas». Pero el otro agricultor pensó que no tenían nada que perder, de manera que decidió hacerse cargo y seguir manteniendo las semillas. El tiempo pasaba y aquello seguía sin dar sus frutos. Pero un buen día, cuando el agricultor estaba ya a punto de tirar la toalla y dejar de cultivarlas, se sorprendió al encontrarse que el bambú había crecido alcanzando una altura de 30 metros en tan solo 6 semanas.

Llevado a nuestra vida…

¡Con cuánta prisa queremos que nuestras metas se cumplan! Por eso, muchos coachees, al principio, cuando les pregunto: «¿Para cuándo quieres conseguir este objetivo?» riendo, me contestan: «Para mañana». Pero en su interior saben que los frutos no se consigue de un día para otro. El problema es esa toxina, llamada impaciencia, que nos va envenenando. En coaching, en el trabajo, en la educación de los niños.

¿Qué está pasando?

Esta historia del bambú nos cuenta que en muchas ocasiones, antes de ver la planta, por debajo de la tierra, las raíces están germinando, creciendo. El bambú durante los primeros siete años se dedica únicamente a fortalecer y desarrollar sus profundas raíces. Eso, en las personas, es el crecimiento interior, que es clave para fortalecernos. Con ese tiempo, adquirimos paciencia, perseverancia, hábitos que nos ayudarán a conseguir nuestra meta.

Haz acciones diarias

El bambú hay que cuidarlo todos los años. Si no lo regamos y abonamos, se morirá. Pero cuando llegué el momento adecuado, de repente, comenzará a crecer con una fuerza enorme. Eso pasa también con cualquier objetivo que tengas ahora mismo. Riégalo todos los días: haz acciones diarias que te acerquen, poco a poco, a él. Un día, otro día,… Si los resultados no los consigues inmediatamente, te aseguro que estás fortaleciendo tus «raíces» internas que luego permitirán que tu objetivo sea logrado.

¿Quieres regar todos los días tu objetivo? ¿Fortalecerás tus raíces, con paciencia, perseverancia? ¿Quieres conseguir que tu objetivo llegue a crecer?

Si quieres que te ayude a conseguir tu objetivo, contacta conmigo. 💙  ¡Me encanta leerte! Tus comentarios 💬 dan más valor a lo que yo escribo.

Crecimiento-bambu-y-objetivos.-Elida-Coach
Crecimiento-bambu-y-objetivos.-Elida-Coach

.
.
#mejorversión
#mejorversion
#cuento
#bambú
#crecimiento
#crecimientobambú
#raices
#paciencia
#perseverancia
#talentos
#fortalezas
#objetivo
#formacion
#Coaching
#CoachingMadrid
#CoachingZaragoza
#Coachingpersonal
#Coachingejecutivo
#CoachingSkipe
#Coachingteléfono
#ElidaPenalverCoach
#ElidaPeñalverCoach

Comentarios de Facebook

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies