Acoger al otro. Nueva lección de mi hijo Juan Pablo

Acoger al otro

Acoger, acoger. Juan Pablo, mi precioso hijo mayor, hace dos días cumplió 11 años. ¡Madre mía! Once años ya. Aún así, sigue siendo un niño, con características de niño (no adolescente). Los adolescentes me encantan. Al mismo tiempo, no quiero adelantar el crecimiento de ningún niño. Si te interesa este tema, dímelo y escribiré sobre esto.

Ayer, en el parque, pudo reunirse con sus amigos. En la situación en la que estamos, con la pandemia, eso sólo es motivo de enorme agradecimiento. Me llamó la atención los niños que son los mejores amigos de Juan Pablo.

Sus amigos

Eran 9 niños. De ellos dos, tienen altas capacidades. Otro es adoptado. Uno tiene una hermana con una enfermedad muy rara, por lo que va en carrito especial a sus 8 años. Otro, esta en un hospital psiquiátrico. Dos de ellos sus padres están separados. Otro, no está bautizado (algo “extraño” para un niño que quiere ser sacerdote, como Juan Pablo). Un niño, su padre pasa toda la semana fuera por trabajo y otro es miembro de una familia súper numerosa. Finalmente, un niño, su hermano está muy tardío en el habla. El último de ellos, su madre está sufriendo mobbing en el trabajo.

Y todos son amigos de Juan Pablo. Y todos disfrutaron ayer. Se lo pasaron pipa.

Pregunta con respuesta díficil

¿Es raro Juan Pablo? No estoy segura de la respuesta a esa pregunta.

Por un lado, pienso que los niños no ven los problemas. O si los ven, el amor y la amistad es superior al problema. En ese sentido, Juan Pablo es un niño normal.

Por otro lado, también es cierto que algunos niños, de su edad, comienzan a “discriminar” los niños que les gustan y los niños que no. Juan Pablo, afortunadamente, no discrimina a nadie (salvo que sea un niño que pegue a otros niños, que, directamente, no quiere ser su amigo).

No estoy segura de si es porque todavía son NIÑOS todos, o si es porque son chavales que no discriminan a nadie.

¿Familia perfecta?

Lo que sí se seguro es que Juan Pablo es un niño que, a sus recién estrenados 11 años, BRILLA. Y desde su brillo es capaz de acoger a todos. Porque, ¿quién tiene una familia perfecta? Como decía S. Francisco de Sales: “Antes de JUZGAR al PRÓJIMO, cambiémosle el lugar poniéndonos en el suyo, y seguro que será entonces nuestro JUICIO RECTO y CARITATIVO”

¡¡Felicidades, mi gran niño!! Que Dios te siga bendiciendo.

Acoger al Otro_Elida_Coach

Acoger al Otro_Elida_Coach

 

Si quieres que te ayude a conseguir tu objetivo, contacta conmigo. 💙

¡Me encanta leerte! Tus comentarios 💬 dan más valor a lo que yo escribo.

No Comments

Deja un comentario

Últimas entradas

Locus interno y externo: experimento con ratas salvajes

Locus Interno y Locus Externo. En la década de los 50, Curt Richter, hizo un experimento…
Ver entrada

Enterrados: hijos

    Conversación de Juan Pablo con joven ¿Enterrados? Hace dos años, Juan Pablo estaba hablando con…
Ver entrada

Un cromosoma ¿de más? (o nosotros tenemos uno de menos)

Cromosoma de más Alex, mi hijo pequeño, de 9 años, como bien sabes tiene un cromosoma de…
Ver entrada

El enemigo Interno: nuestra lucha interior

El enemigo interno según Tim Gallwey El Enemigo interno: Tim Gallwey, en su libro "El Juego…
Ver entrada