Ser Holístico

Ser Holístico

Hoy estoy de celebración. ¡Cumplo cinco años! Si me has conocido hace poco, quizás no sabes que tengo dos cumpleaños. El primero, en Noviembre y el segundo, hoy. Con el primero tengo 45 años, con el segundo tengo 5 años. Soy una mujer con una niña dentro. ¡Cómo todos por otro lado! El hombre adulto sigue llevando en su interior al niño que es. Y debe cuidarlo. Y quererlo.

Yo tengo la enorme suerte de haber sufrido un Ictus grave, muy grave, que me pudo llevar a la tumba. ¿Suerte? Sí, así lo veo yo. Me considero bendecida por mi Ictus por distintos motivos.

Agradecimiento en el cielo

El primero porque mucha gente rezó por mí, gente conocida y gente desconocida. En España, en Europa y en América. Gente a la que jamás le pondré cara, pero que algún día, en el cielo, podré agradecerle tanto bien que me hizo su oración.

Somos un ser holístico

El segundo es porque mi cuerpo me ayudó. Con el Ictus, mi cuerpo me quiso transmitir algo, algo que yo no era capaz de ver. Sé que quizás te sonará extraño. Soy consciente que quizás te parezca una tontería. Pero yo lo creo así. Creo firmemente que el ser humano es un ser Holístico, en el que hay distintas partes (mente, corazón, cuerpo, alma), unidas como un todo holístico. Y al igual que cuando me duele una muela, mi humor se ve afectado, o cuando me siento triste no tengo la misma fuerza en mi cuerpo, yo creo que el cuerpo, a través de las enfermedades, está intentando decirnos algo. Yo tenía algo muy profundo, que no era capaz de ver. Y como no era consciente de ello, no me lo estaba trabajando. Hasta que mi cuerpo dijo “ya no puedo más, ¿cómo se lo puedo mostrar?” y me dio el Ictus. Estos 5 años he estado sanándome por fuera (fisio, logopeda, etc.) y por dentro. Aún no he terminado con ninguna de las dos, pero estoy en el camino. Cada vez más sana, cada vez más completa. Y eso es gracias al Ictus.

Aprender a escuchar al cuerpo

El tercer motivo es que he aprendido a escuchar a mi cuerpo. Porque cada día soy más consciente de que mi cuerpo está para ayudarme, para acompañarme en el camino de comprenderme como un Todo Holístico. Ya que no tiene sentido cultivar sólo la mente (como hacen en muchos colegios), sólo el corazón-emociones (como solemos hacer todos), dejando de lado al cuerpo, o al Alma. Mi cuerpo me ha enseñado que tenemos que alimentar a todas esas partes nuestras: mente, corazón, cuerpo, Alma. Y cuando todas estén alimentadas, entonces estaremos en plenitud.

Siempre hay algo que trabajar

El cuarto motivo es que, desde entonces nunca me aburro. Porque siempre encuentro algo que puedo trabajarme en algún área. Y eso, en lugar de apesadumbrarme, me llena de alegría. Porque soy más que consciente de que cada vez que me trabajo algo, después soy algo más libre, más feliz.

Proceso de Sanación

Así que, hoy en mi quinto cumpleaños, quiero decirte amigo, que sigo en proceso de sanación. La exterior avanza más que la interior. También es cierto que la sanación interior es menos fácil. Y al mismo tiempo, cuando algo por dentro sana, avanzo mucho más. Y también sé que cuento con la ayuda de Dios y de tantas personas que siguen echándome una mano.

No sé si he sido capaz de expresarme con claridad, ¡son terrenos tan difíciles! Pero lo que sí que tengo claro es que hoy soy algo mayor, más reflexiva, más transcendente, más hermana de todos, más feliz.

¡Hoy cumplo 5 años!

Gracias por tu amistad.

Imagen Gabby Orcutt. Ser holístico

¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!

No Comments

Deja un comentario

Últimas entradas

Locus interno y externo: experimento con ratas salvajes

Locus Interno y Locus Externo. En la década de los 50, Curt Richter, hizo un experimento…
Ver entrada

Enterrados: hijos

    Conversación de Juan Pablo con joven ¿Enterrados? Hace dos años, Juan Pablo estaba hablando con…
Ver entrada

Un cromosoma ¿de más? (o nosotros tenemos uno de menos)

Cromosoma de más Alex, mi hijo pequeño, de 9 años, como bien sabes tiene un cromosoma de…
Ver entrada

El enemigo Interno: nuestra lucha interior

El enemigo interno según Tim Gallwey El Enemigo interno: Tim Gallwey, en su libro "El Juego…
Ver entrada