Cuento para buscar fortalezas

Para comenzar, un cuento

¿Cómo encontrar las fortalezas? Te voy a contar un cuento:

«Cuentan que en una carpintería hubo una vez una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar sus diferencias.

El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar. ¿La causa?…Sencillamente «Hacia mucho ruido» y, además, se pasaba todo el tiempo golpeando.

El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo, -dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo. 

Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.

Y la lija estuvo de acuerdo, con la condición de que fuera expulsado el metro, que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un lindo mueble.

Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación. Fue entonces cuando tomó la palabra el Serrucho y dijo: «Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos».

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limpiar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.»

Mi moraleja: encontrar fortalezas

¿Qué tal si, en vez de buscar las cosas que no nos gustan del otro (sus defectos), nos ponemos a disfrutar de sus fortalezas? Todos tenemos defectos. ¡Todos! Todos tenemos fortalezas. ¡¡TODOS!! Si vamos buscando defectos los veremos y eso hará difícil la convivencia diaria. Si buscamos fortalezas, las veremos. Y nuestro día a día (trabajo, familia, amistad,…) será mucho mejor.

Asamblea Carpinteria. Busca fortalezas

Asamblea Carpinteria. Busca fortalezas


#mejorversión
#mejorversion
#fortalezas
#equipo
#familia
#Dios
#trabajoenequipo
#ElidaPenalverCoach
#ElidaPeñalverCoach

Últimas entradas

Trabajo en equipo

Un Cuento: BUEN EQUIPO "Cierto día dos leñadores fueron a ver al juez: "Venimos de vender…
Ver entrada

Inténtalo. Sigue intentándolo.

Ánimo. El pasado Martes, Facebook me recordó un mensaje que recibí el 11 de Junio de…
Ver entrada

Crecimiento Bambú: Objetivos

Comenzamos con un cuento. Hace mucho, mucho tiempo, dos agricultores iban caminando por un mercado cuando…
Ver entrada

Alegría en la búsqueda de sentido

Buscando el sentido: Alegría Alegría en la búsqueda de sentido. Vivimos con sentido. Buscando sentido. Encontrando…
Ver entrada
21 Comments
    • Elida Peñalver
    • 13 noviembre, 2018
    Responder

    ¡Me alegro mucho, Tina! Y espero que te sirva.

    Un beso

    • Anonimo
    • 13 noviembre, 2018
    Responder

    Me ha encantado tu comentario , bonita reflexión.

    Tina M.M.

    • Anonimo
    • 13 noviembre, 2018
    Responder

    Pensare muchas veces en esto

    Cecilia R. V.

      • Elida Peñalver
      • 13 noviembre, 2018
      Responder

      ¡Espero que te sirva, Cecilia! Un beso :-*

    • Anonimo
    • 13 noviembre, 2018
    Responder

    Perfecta reflexión

    Mario M.

      • Elida Peñalver
      • 13 noviembre, 2018
      Responder

      ¡Gracias, Mario!

    • Anonimo
    • 13 noviembre, 2018
    Responder

    Los políticos deberían tomar ejemplo de dichos asamblearios y los jueces si no estuviesen comprados harían de carpinteros, pero como los unos meten los informes en el cajón sin fondo, los políticos nunca se pondrán de acuerdo dado que no tratan de hacer un mueble, más bien tratan de alargar la goma de masticar..

    Leunam O.

    • Anonimo
    • 13 noviembre, 2018
    Responder

    Elida … Es verdad.. me siento más fuerte poniendo en marcha mis fortalezas ( porque es más cómodo 😉 ), pero me siento mejor mejorando mis debilidades..

    • Elida Peñalver
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    ¡¡Me encanta, Silvia!! Sobre todo porque has hecho lo que es básico en coaching: empiezas contigo misma. No tiene ningún sentido intentar «mejorar» a los demás si no mejoramos nosotros primero.

    ¡¡Animo!! Estoy convencida de que estás haciendo un camino precioso.

    Un beso

    • Elida Peñalver
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Sí, Ana, normalmente desde pequeños nos educan para que veamos con más facilidad nuestras debilidades, nuestros fallos. Por eso, nuestro cerebro está más acostumbrado a buscar nuestras debilidades que nuestras fortalezas.

    Sin embargo, aunque nos ha educado a que sepamos nuestras debilidades para poder modificarlas, yo te lanzo una pregunta: ¿cómo eres más fuerte: mejorando tu debilidades o poniendo en marcha tus fortalezas? 😉

    • Elida Peñalver
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Pilar, es precioso. Y lo mejor es la moraleja final. Un beso enorme :-*

    • Elida Peñalver
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    ¡Qué bien que te encante, Inma!

    • Elida Peñalver
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    ¡Claro que sí, Inma!

    • Elida Peñalver
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Sí, Patrizia. Es una fábula que nos ayuda a tomar conciencia de la importancia de mirar más las fortalezas de todos (mías y de los demás), frente a mirar los defectos (míos y de los demás).

    Me alegra que te sirva. Un beso enorme

    • Anonimo
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Qué bueno Elida!! Tomaré nota y empezaré a aplicarlo más en mis pensamientos.

    Silvia P.

    • Anonimo
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Me ha encantado!!! Siempre es más fácil encontrar los defectos que las fortalezas… desde pequeños recibimos un «no sabes hacer esto», en lugar de «qué bien haces aquello». Aunque es cierto que está bien también saber nuestras debilidades para poder modificarlas.. o al menos.. intentarlo no? ;+)

    Ana P.T.

    • Anonimo
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Muy bonito

    Pilar G.

    • Anonimo
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Q bueno 🙂

    Leyre C.J.

    • Anonimo
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Me encanto Lo comparto.

    Inma M.C.

    • Anonimo
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Lo comparto con tu permiso!!!

    Inma L.

    • Anonimo
    • 4 octubre, 2018
    Responder

    Que bonito Elida! Me parece un cuento ideal para empezar con buen pie el año social, gracias

    Patrizia F.

Deja un comentario