Cucharas Largas: Ganar-Ganar

Primero: un cuento

Un señor que quería ganar siempre llegó al país de las cucharas largas. Allí, encontró una sola casa. Estaba dividida en dos alas: el ala Oeste y el ala Este. En la puerta ponía: “País de las cucharas largas: éste pequeño país consta solo de dos habitaciones: NEGRA Y BLANCA. Para recorrerlo, debe avanzar por el pasillo hasta que éste se bifurca. Si quiere visitar la habitación negra, doblará a la derecha y si quiere visitar la habitación blanca, doblará a la izquierda.”

El señor avanzó por el pasillo y, en la bifurcación, dobló a la derecha. El pasillo terminaba en una puerta enorme. Comenzó a escuchar los “¡Ay!” y quejidos que venían de la habitación negra. Por un momento las exclamaciones de dolor y sufrimiento lo hicieron dudar, pero siguió adelante. Llegó a la puerta, la abrió y entró.

Habitación Negra

Sentados alrededor de una mesa enorme, había cientos de personas. En el centro estaban los manjares más exquisitos que cualquiera podría imaginar y aunque todos tenían una cuchara con la alcanzaban el plato central… se estaban muriendo de hambre. El motivo era que las cucharas tenían el doble del largo de su brazo y estaban fijadas a sus manos. De ese modo todos podían servirse pero nadie podía llevarse el alimento a la boca. La situación era tan desesperante y los gritos tan desgarradores, que el hombre dio media vuelta y salió casi huyendo del salón.

Habitación Blanca

Tomó el pasillo de las izquierda, que iba a la habitación blanca. Un corredor igual al otro terminaba en una puerta similar. La única diferencia, que en el camino, no había quejidos, ni lamentos. Al llegar a la puerta el explorador giró el picaporte y entró al cuarto.

Cientos de personas estaban también sentados en una mesa igual a la habitación negra. También en el centro había manjares exquisitos. También cada persona tenía fijada una cuchara larga a su mano… Pero nadie se lamentaba no quejaba. ¡Nadie estaba muriendo de hambre sino que daban de comer los unos a los otros! El hombre sonrió, había aprendido una lección. Se dio media vuelta y salió de la habitación blanca.

Mi bien o el de ambos

Este cuento de Jorge Bucay me llama mucho la atención. Todos, en nuestras relaciones con los demás tenemos esas dos habitaciones: la negra y la blanca. Todos podemos elegir si queremos ir a una o a la otra. Cuando elijo buscar sólo mi bien (mi comida, mi trabajo, mi presentación, mi dinero, mi, mi, mi…) acabo por no poder comer. La cuchara que tengo es muy grande y no me llega a la boca. Cuando elijo buscar el bien de todos, aunque de primeras me pareciera que yo salgo perdiendo, al final salen ganando ellos… ¡y yo!

Actitud Ganar-Ganar

Es lo que Steven Covey llama actitud ganar-ganar. No es muy frecuente, porque hemos sido educados la mayoría en competir y buscar nuestro propio beneficio. Pero cuando cambiamos nuestra manera de relacionarnos y nos ponemos en Ganar-Ganar… ¡¡todos ganamos!!

¿Quieres ganar tú y que los demás también ganen? ¿Te gustaría una casa en la que la puerta blanca fuera la única? ¿Quieres que te comente más acerca de esta actitud de Ganar-Ganar?

Si quieres que te ayude a conseguir tu objetivo, contacta conmigo. 💙

Ganar-Ganar-Cooperar.Elida_Coach

Ganar-Ganar-Cooperar.Elida_Coach

¡Me encanta leerte! Tus comentarios 💬 dan más valor a lo que yo escribo.

No Comments

Deja un comentario

Últimas entradas

Cambia el foco: quita etiquetas

Etiquetas Cuento acerca de etiquetas: Su nombre era señorita Thomson. Allí, plantada frente a su clase…
Ver entrada

Alegría para vencer la tristeza

Tristeza, dolor vs Alegría Tristeza y dolor frente a la alegría. ¡Ayer fue mi cumpleaños! Ayer…
Ver entrada

Kazantzaki y el mendigo de cuartos de hora

MENDIGO CUARTOS DE HORA Kazantzaki y el tiempo. Hoy es el día 111 del año. Llevamos…
Ver entrada

Acoger al otro. Nueva lección de mi hijo Juan Pablo

Acoger al otro Acoger, acoger. Juan Pablo, mi precioso hijo mayor, hace dos días cumplió 11…
Ver entrada