Lunes de Tristeza. Herramienta para salir de ahí

Tristeza. Día más triste del Año

Hoy es el día de la Tristeza. Me explico. En 2005, una agencia de viajes, Sky Travel, pidió ayuda a una agencia de comunicación Porter Novelli para promocionar sus paquetes de vacaciones de invierno. Esta agencia sacó una idea bastante peculiar: el psicólogo Cliff Arnall, del Centre for Lifelong Learning, asociado a la Universidad de Cardiff, anunció haber llegado a determinar cuál era ‘‘el día más triste del año‘‘ (el #bluemonday) gracias a una fórmula matemática. Al final de la noticia decían que lo mejor para compensar este funesto día era organizar un viaje con la agencia Sky Travel. Y surtió efecto. Los viajes de la agencia aumentaron considerablemente.

Hoy o cualquier día.

El día más triste del año no tiene ninguna base científica. Sin embargo, más allá de si es hoy, tercer Lunes del año o cualquier otro día, puedes sentir un día una tristeza enorme. ¿Qué puedes hacer ese día?

Según la fórmula de Arnall, influyen varios motivos: la presión por las deudas de Navidad, no haber cobrado aún el sueldo de enero, el frío, nuestra motivación, los propósitos de año nuevo que ya damos por incumplidos y la sensación de necesidad de hacer algo. De todos estos datos hay aspectos que no puedes hacer nada. El frío, e incluso tu sueldo. Y las deudas de Navidad… tampoco puedes cambiarlas, pertenecen al pasado. Pero si hay aspectos que puedes influir en ellos, como tus objetivos y tu necesidad de hacer algo.

Personas reactivas y personas proactivas

Si recuerdas, hay dos tipos de personas: reactivas y proactivas. Las primeras están condicionadas por lo externo (mi educación, mi familia, los condicionamientos de mi vida). Son las de: “si mis padres hubieran sido…”, “es que mi jefe es…”, “si mi mujer fuera…”, “si tuviera…”). Y claro, eso no está en su ámbito de actuación. ¡No pueden hacer nada! Y, claro, eso le lleva a un lugar de tristeza enorme. ¡Están atrapadas!

Las personas Proactivas, por el contrario, no están condicionadas por factores externos. Les afectan (claro que si) pero no les condicionan. Su conducta, sus acciones, sus comportamientos, sus respuestas ante las cosas que les van pasando en la vida no dependen de las cosas de fuera. Su conducta está basada en una respuesta elegida. Por ellos mismos. ¡Y pueden hacer algo!

Herramienta

En esos días tristes, hoy mismo, mira lo que te está causando la tristeza. Seguramente serán varias cosas. Entonces, mira las que puedes hacer algo y sepáralas de las que no puedes hacer algo. Y céntrate en las que SI puedes hacer algo. Tus objetivos aún puedes comenzar a ponerte acciones para conseguiros. Tu motivación, si está dentro de ti no se verá afectada por nada. Y tu necesidad de hacer algo puede ser el motor para poner en marcha tu motivación.

¿Cómo se consigue?

Hay un proverbio chino que dice: “No puedes evitar que las aves de la tristeza pasen por encima de tu cabeza, pero puedes evitar que hagan un nido en tu cabello”. ¿Cómo se consigue?

Mis clientes de coaching se distinguen porque buscan ayuda porque ellos solos no consiguen sus objetivos. Da igual el objetivo: perder peso, mejorar tu relación con X (sea X tu jefe, tu esposo, tus hijos, tu madre), apuntarte al gimnasio (e ir), ser más positivo,… Lo importante son varios aspectos que se pueden resumir en: pide ayuda si tu sólo no lo consigues y ponte en marcha.

Tristeza_Ayuda_Acción_Elida_Coach

Tristeza_Ayuda_Acción_Elida_Coach

 

¡¡Mucho ánimo!! Si crees que yo te puedo ayudar, estaré encantada de hacerlo. ¡Si consideras que puede servirle a alguien, compártelo!

 

10 Comments
    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡Bravo! ¡¡Aplausos!!

    Teresa M.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡Gracias! Me encanta

    Zoila Z.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡¡Eres genial!!

    Begoña P.R.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡Lo comparto!

    Gema G.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡Muy bueno! ¡¡Lo comparto!!

    Isa C.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    Gracias, Élida. Lo comparto para que otras personas se puedan beneficiar con tus escritos.

    Lourdes E.F.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡Genial! Lo comparto

    Elena B.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡Lo comparto!

    Daniel R.G.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    Me ha gustado mucho, lo comparto Elida

    Israel J.

    • Anónimo
    • 19 enero, 2021
    Responder

    ¡Me encanta Elida! Lo comparto

    Soledad B.C.

Deja un comentario

Últimas entradas

Locus interno y externo: experimento con ratas salvajes

Locus Interno y Locus Externo. En la década de los 50, Curt Richter, hizo un experimento…
Ver entrada

Enterrados: hijos

    Conversación de Juan Pablo con joven ¿Enterrados? Hace dos años, Juan Pablo estaba hablando con…
Ver entrada

Un cromosoma ¿de más? (o nosotros tenemos uno de menos)

Cromosoma de más Alex, mi hijo pequeño, de 9 años, como bien sabes tiene un cromosoma de…
Ver entrada

El enemigo Interno: nuestra lucha interior

El enemigo interno según Tim Gallwey El Enemigo interno: Tim Gallwey, en su libro "El Juego…
Ver entrada