Nuestros pensamientos

Pensamientos

En muchas ocasiones (¡muchísimas!), nos viene a la mente pensamientos acerca de nuestra valía (“no valgo para esto”, “no soy capaz”,…), de nuestro poder personal (“no puedo hacer esto bien”, “no puedo ser buen comercial”,…), de nuestra aceptación personal (“eres horrible en este tema”, “tienes mucho mal genio”,…) y de los demás (“no soy tan bueno como él”, “no me acepta porque no soy buena”,…),… creo que ya sabes a qué tipo de pensamientos me refiero, ¿verdad? Y lo malo es que esos pensamientos ¡¡les creemos!! Surgen inconscientemente, la enorme mayoría de las veces ni siquiera nos damos cuenta de que surgen y prácticamente todas las ocasiones, nos los creemos.

Tu mente pone atención a lo que piensa

Nuestra mente tiene mucho poder. Y se las ingenia para conseguir que la creamos. ¿Cómo? Te voy a poner primero un ejemplo: imagina que estás embarazada, ¿qué empiezas a ver por todos lados? otras embarazadas, ropa de bebé, carritos de bebé,… Imagina que quieres comprar cierto modelo de coche, ¿qué empiezas a ver? ¡¡ese modelo de coche!! Imagina que se rompes una pierna, ¿qué empiezas a ver? ¡¡escayolas por todas partes!! ¿Qué pasa? ¿qué de repente todo el mundo se queda embarazado, se compra ese modelo de coche o se rompe piernas? ¡¡NO!! Lo más normal es que la media de embarazos siga más o menos igual, las ventas de ese coche sigan igual y, afortunadamente, el número de personas que se rompen piernas siga igual. Lo que está pasando es que tu mente, inconscientemente, está poniendo atención en eso, porque tus pensamientos están centrados en eso.

Busca motivos

¿Qué solemos hacer entonces? Creernos los pensamientos y buscar motivos para nuestros pensamientos. “No valgo para esto, porque recuerda la vez que estuve en la reunión y metí la pata”. “Tengo mal genio, porque mira como me enfado y grito a los niños”. Nuestra mente, como quiere que creamos ese pensamiento, busca motivos reales para que la creamos. Es como si nuestra mente nos tapara los ojos para que no veamos otra cosa.

¿Quieres saber cuál es la mejor manera de tratar a nuestra mente? Si te interesa, dímelo y mañana sigo escribiendo sobre este tema.

Mente cree sus pensamientos. Elida Peñalver

Mente cree sus pensamientos. Elida Peñalver

#mejorversión
#mejorversion
#pensamientos
#mente
#autoestima
#valoración
#inconsciente
#quehagoconmispensamientos
#creencias
#creenciasnegativas
#pensamientosnegativos
#IE
#InteligenciaEmocional
#Coaching
#ElidaPeñalverCoach
#ElidaPenalverCoach

7 Comments
    • Pa
    • 20 julio, 2018
    Responder

    Me interesa mucho como poder combatir al yo no puedo, soy muy burra…. Ahora necesito estudiar. Y no me veo capaz.
    Quiero la meta, ascender y tener más capacidad económica. Pero me conozco y no voy a poder

    • Anonimo
    • 21 julio, 2018
    Responder

    Sí por favor Elida!! Sería muy útil!! Mil gracias por la ayuda que nos ofreces, eres un solete

    Ana P.

    • Anonimo
    • 21 julio, 2018
    Responder

    Claro que interesa Elida!!!!

    Maica O.

    • Elida Peñalver
    • 21 julio, 2018
    Responder

    Gracias por compartir tus pensamientos, Pa.

    El último de ellos “me conozco y no voy a poder” es, en mi opinión, el más limitante de todos. Es el que, aunque no seamos concientes, el que más poder tiene y anula a todos los demás que tenemos que nos quieren impulsar. Sería el primero que tendrías que cambiar para quitarle fuerza. Sólo así podrías combatir el “yo no puedo”, “soy muy burra”, “no me veo capaz”,…

    Imagina un niño pequeño que está aprendiendo a andar,… ¿cuántas veces se cae al día? muchísimas. Pero sigue intentándolo. ¿Te imaginas que pensara: “me conozco y no voy a poder” (cada vez que me pongo, me caigo, no lo voy a conseguir)? Pero él sigue intentándolo. se cae ¡y se vuelve a poner de pie de nuevo!

    Te animo a que tomes tus estudios y, cada vez que te venga el pensamiento de “me conozco y no voy a poder” recuerdes a Pa de pequeña, cuando aprendiste a andar… ¡y recuperes tu fuerza interior!

    Cualquier cosa que necesites, cuenta conmigo. Un beso enorme

    • Elida Peñalver
    • 21 julio, 2018
    Responder

    ¡Gracias, Ana! Mi intención es, con mis artículos, ayudar a las personas a dar su mejor versión, porque así serán MÁS FELICES.

    Un beso enorme

    • Elida Peñalver
    • 21 julio, 2018
    Responder

    ¡¡Gracias Mercedes por tus palabras!!

    • Elida Peñalver
    • 21 julio, 2018
    Responder

    ¡Gracias Ana! Prepararé la siguiente parte

Deja un comentario

Últimas entradas

Kazantzaki y el mendigo de cuartos de hora

MENDIGO CUARTOS DE HORA Kazantzaki y el tiempo. Hoy es el día 111 del año. Llevamos…
Ver entrada

Acoger al otro. Nueva lección de mi hijo Juan Pablo

Acoger al otro Acoger, acoger. Juan Pablo, mi precioso hijo mayor, hace dos días cumplió 11…
Ver entrada

Tiempo. Como Momo (Michael Ende) nos ayuda a organizarlo bien.

Necesito tiempo ¡No tengo tiempo para nada! En el trabajo quieren las cosas para ¡ya! Me…
Ver entrada

Educar a otros siendo modelo.

Educar a otros: hijos, alumnos. Educar, ¿cómo?  Si quieres educar a tus hijos (o, si eres…
Ver entrada