Felices ¿para siempre?

Muchas veces pensamos que nos gustaría ser felices siempre, pero la realidad se impone. La felicidad no es constante o, por lo menos, tenemos que aprender a combinar felicidad con sufrimiento. Porque ante el dolor, ante el duelo, ante los problemas económicos, ante el miedo, ante cualquier tipo de sufrimiento, muchas veces pensamos: “No soy feliz”. En estos momentos nos cuesta vislumbrar momentos de felicidad, de ahora y del pasado, porque el sufrimiento tapa cualquier momento de alegría que hayamos tenido.

Todos tenemos heridas

De todas las personas que conozco, no conozco a nadie sin heridas. Y estoy segura que de todas las personas que no conozco, también tienen heridas. Toda vida va acompañada de momentos de dificultad, de sufrimiento. Si te interesa este tema, te invito a leer aquí. Por eso no creo que sea bueno intentar ser feliz sin sufrimiento, porque eso es, simplemente, imposible. ¿Qué tenemos que intentar? Aprender a ser felices EN el sufrimiento.

Resiliencia

¿Cómo se consigue eso, Élida? te oigo preguntar. Con la actitud que tengas para afrontar el sufrimiento. Esa actitud sale de tu fortaleza interior, un talento que es la resiliencia.

Marian Rojas Estapé dice que “Ser feliz es ser capaz de superar las derrotas y levantarse después”. Es decir, a pesar de la derrota, a pesar del sufrimiento, cuando eres capaz de superar ese sufrimiento y te levantas, herido, cansado, pero te levantas, eres feliz.

Primer paso: Amarte

Todo este proceso, a veces muy doloroso (hay personas con sufrimientos mucho más grandes que otras), comienza con amarte en cualquier momento. Aún cuando estés tirado en el suelo, con tu herida, ámate. El primer paso es amarte. Porque tras el amor hacia ti mismo, llega el perdón. Lo has hecho lo mejor que sabías, con el conocimiento que tenías en ese momento. Ámate, perdónate. Y ponte de pie.

Seguirás caminando como un soldado herido, que ganará la medalla al mérito. Porque tú mismo te pondrás esa medalla cuando consigas reanudar tu camino, o definir de nuevo tu camino.

¿Te atreves a mirar tus heridas? ¿Quieres empezar a amarte? ¿Quieres perdonarte?

Felicidad Euripides Elida_Coach

Felicidad Euripides Elida_Coach

Si necesitas ayuda, contacta conmigo. ¡Te ayudaré!

12 Comments
    • Anónimo
    • 18 enero, 2022
    Responder

    Cierto, tienen que existir malos momentos para valorar mucho más los buenos❤️

    Yara N.

    • Anónimo
    • 18 enero, 2022
    Responder

    Reconozco la felicidad cuando paso por la dificultad y la cruz.

    Y es que Jesús nos mostró ese camino, como un camino de sanación y de Amor donde la virtud crece en medio de las dificultades.

    Jennifer d O.

    • Anónimo
    • 18 enero, 2022
    Responder

    Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

    Gracias Elida

    Pili G. M.

    • Anónimo
    • 18 enero, 2022
    Responder

    Gracias, Elida.

    La muerte nos hace valorar la vida y el sufrimiento los momentos de felicidad. Lo queramos o no, así es la vida.

    Te recomiendo la película ” No mires arriba”, de Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence. Algunos detalles te hacen reflexionar sobre lo poco que valoramos esa felicidad cuando la tenemos… y no la apreciamos.

    MJoti G. d L.

    • Anónimo
    • 18 enero, 2022
    Responder

    ¿Y si buscáramos también la felicidad en el sufrimiento? Difícil de entender pero sin duda, si lo logramos, seremos siempre dichosos.

    Álvaro M.

  1. Responder

    Es verdad, Yara. Los malos momentos nos hacen valorar más los buenos.

    Y yo voy un paso más allá. Creo firmemente dos cosas: que los malos momentos son para bien y que ellos nos enseñan aspectos nuestros que, de otra forma, no seríamos capaces de ver.

    Un beso enorme, Yara.

      • Anónimo
      • 18 enero, 2022
      Responder

      Gracias por esta reflexión porque, a mi, particularmente, a pesar de haber aprendido una lección de vida, se me olvida muy fácilmente, y estas cosas me hacen conectar con lo verdaderamente importante.

      Un gran beso, Yara

  2. Responder

    Jennifer, ¡qué pensamiento más hondo y profundo! ¡Y qué verdad más grande!

    La dificultad y la cruz nos permite seguir un camino que Él siguió antes delante de nosotros y que nos permite sacar nuestros mejores talentos y nuestras virtudes, que, de otra manera (en los buenos momentos) quizás no hubiéramos sido conscientes de que los teníamos.

    ¡Gracias por compartir tu pensamiento!

    Un beso enorme, Élida

  3. Responder

    Pili, Sí, un gran mandamiento, que todos los días tenemos que poner en marcha.

    Un beso, Élida

  4. Responder

    MJoti, sí, es cierto. La muerte, el sufrimiento,… son partes de la vida, que nos ayudan a valorarla y a apreciar la felicidad.

    La película que me recomiendas la apunto, no la he visto. ¡Muchas gracias! Me encantan esas recomendaciones.

    Un beso enorme.

      • Anónimo
      • 18 enero, 2022
      Responder

      Ayer, Monseñor Munilla habló en Radio María de un momento final importante de la película. A pesar de ser un tema “manido” para los cinéfilos, tiene frases y momentos interesantes.

      MJoti G. d L.

  5. Responder

    Efectivamente, es difícil de entender, Álvaro. Pero, como tú muy bien dices, si lo logramos, ¡¡seremos siempre dichosos!!

    Un beso, Élida

Deja un comentario

Últimas entradas

Locus interno y externo: experimento con ratas salvajes

Locus Interno y Locus Externo. En la década de los 50, Curt Richter, hizo un experimento…
Ver entrada

Enterrados: hijos

    Conversación de Juan Pablo con joven ¿Enterrados? Hace dos años, Juan Pablo estaba hablando con…
Ver entrada

Un cromosoma ¿de más? (o nosotros tenemos uno de menos)

Cromosoma de más Alex, mi hijo pequeño, de 9 años, como bien sabes tiene un cromosoma de…
Ver entrada

El enemigo Interno: nuestra lucha interior

El enemigo interno según Tim Gallwey El Enemigo interno: Tim Gallwey, en su libro "El Juego…
Ver entrada