Estrés

Tu cuerpo está preparado para protegerte contra las amenazas de los depredadores y otros agresores. ¿Cómo? con una herramienta que te va a sorprender: el estrés. ¡Pero bueno, Élida! Si el estrés es malísimo, te oigo farfullar. Bueno, sí y no. El estrés momentáneo, sobre un estresor que nos puede atacar es buenísimo. El problema es lo que se ha llamado el estrés crónico, es decir, el tener un estrés latente continuamente.

Es probable que en tu día a día, tengas que enfrentar muchas exigencias, como tener una enorme carga de trabajo, pagar las facturas, los atascos interminables, el miedo latente que está tras el COVID, el cuidar de tu familia,… Para tu cuerpo todo esto lo interpreta como amenazas. Es decir, puedes sentirte como si estuvieras constantemente bajo ataque.

¿Qué hace el estrés?

Ese ataque continuo hace que tu cuerpo esté continuamente liberando una oleada de hormonas, entre ellas, la adrenalina y el cortisol, preparandose para atacar / esconderse / huir (lo que hacían nuestros ancestros prehistóricos ante un ataque de un animal). Estas dos hormonas tienen funciones concretas: la adrenalina aumenta la frecuencia cardíaca, eleva la presión arterial y aumenta los suministros de energía. El cortisol aumenta la glucosa en el torrente sanguíneo, mejora el uso de glucosa en el cerebro y aumenta la disponibilidad de sustancias que reparan los tejidos. Hacen más cosas que, por espacio no te voy a contar. Simplemente quédate con esto: este complejo sistema de alarma natural se comunica con las regiones del cerebro que controlan el estado de ánimo, la motivación y el miedo.

Vamos, que un simple atasco todos los días pone en marcha todo el mecanismo exactamente igual que si te atacara un león. Más aún, porque un ataque de león provocaría un estrés momentáneo, mientras que la activación a largo plazo del sistema de respuesta al estrés y la sobreexposición al cortisol y otras hormonas del estrés pueden alterar casi todos los procesos de tu cuerpo. Es decir, aumenta el riesgo de padecer muchos problemas de salud, tales como: Ansiedad, Depresión, Problemas digestivos, Dolores de cabeza, Tensión y dolor muscular, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, Problemas de sueño, Aumento de peso, Deterioro de la memoria y de la concentración.

¡Tú puedes hacer algo!

La buena notica es que tú puedes contraatacar. No tienes que dejar que esto controle tu vida. Por eso es tan importante aprender formas saludables de lidiar con los factores estresantes de la vida.

Las recompensas de aprender a manejar el estrés incluyen tranquilidad, una mejor calidad de vida, más alegría, mayor descanso, mejora en la presión arterial, mejor autocontrol y concentración, y relaciones saludables. Y todo ello conlleva una vida más prolongada y saludable.

En nuestra sociedad los medicamentos contra la ansiedad, contra el insomnio, contra los dolores de cabeza, la depresión, el omeoprazol para el estómago, las dietas que surgen como setas, todo eso nos indica que tenemos que aprender a gestionar bien nuestro estrés.

Estoy a punto de lanzar un curso on line de Gestión del Estrés, ¿te interesa aprender a gestionar mejor tu estrés? ¿quieres salir del estrés crónico? ¿Quieres cuidar tu salud?

Dentro de poco pondré las fechas para este curso. Si te interesa, puedes escribirme o mandarme un whatsApp (653216934) y, gustosamente, te informaré.

Ah!! Por favor, comparte este artículo para que llegue a mucha gente, ya que muy probablemente les vendrá genial.

 

Estrés Elida_Coach

Estrés Elida_Coach

 

No Comments

Deja un comentario

Últimas entradas

Redes sociales: estercolero o lugar de encuentro

Hoy es el Día de las Redes Sociales. Nuestra antigua agora (plaza del pueblo), ahora se…
Ver entrada

Yellow Day: día más feliz del año

Felicidad Sí recuerdas mí artículo de "Lunes de Tristeza. Herramienta para salir de ahí", recordarás que…
Ver entrada

Líder enseña a volar

¿Cómo aprende a volar un aguilucho? El águila es un gran ejemplo de cómo debe de…
Ver entrada

Silencio. Frente a ruido, buscar silencio interno y externo

Silencio frente a ruido El silencio es necesario. Tanto exterior como interior. Porque, como te mostraré…
Ver entrada